Tecnologia en el Medio Ambiente


 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
Acceso desde aquí
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Tecnología en a favor del medio ambiente.

 
El medio ambiente está pidiendo a gritos ayuda, muestra de ello es la gran ola de catástrofes ambientales que se ha desatado. El 26 de enero del 2001 un terremoto de magnitud 7.9 en la escala Richter devasta el estado de Gujarat, al noroeste de la India,
el 12 de enero del 2010 un terremoto de 7.0 grados próximo a la capital Port-au-Prince mata a un estimado de 233,000 personas y deja millones de damnificados y el más reciente fue el 27 de febrero del 2010 en la ciudad de Concepción en Chile, murieron más de 497 personas y dejo a mas de 2 millones de dignificados.
Grandes golpes como los nombrados anteriormente, deja al descubierto el impacto ambiental que hemos ocasionado e incitan las grandes mentes de aquellas personas que sienten comprometidas sus ideas con este nuestro medio ambiente.
A continuación enumeraremos algunas de estas grandes ideas que han ido surgiendo como posibles soluciones o medidas para darle un respiro a nuestro planeta:
El pez robot
El Reino Unido es tal vez uno de los países que más ha demostrado su interés
 
 
por salvar nuestro habitad, por ello un grupo de científicos ha creado un pez robot, diseñado para localizar y evaluar el nivel de contaminación de los mares, ríos, lagos, etcétera. Están dotados de sensores químicos capaces ubicar las zonas con grandes niveles de contaminantes que son peligrosos para los seres vivos. Inicialmente se probara en las aguas de Asturias, que está ubicada al norte de España, si llegase a tener éxito esta tecnología será expandida por todo el mundo para el control de toxicidad de las fuentes de agua.

 

 

Es decir la tecnología en general, en la que esta incluidas tecnologías de la informática, las comunicaciones, y la industria en general, no han escatimado esfuerzo para poder desarrollarse rápidamente, pero en la mayoría de los casos, a costa del deterioro del medio ambiente en los que estamos incluidos nosotros como seres humanos.

Con esto, la naturaleza esta enfermando de muerte y nosotros con ella. Pero si comenzamos a tomar conciencia sobre lo que esta sucediendo o de lo que estamos dejando de hacer para protegerla, en la actualidad nosotros tenemos una gran variedad de herramientas tecnológicas que pueden facilitar los esfuerzos ecológicos.

 

Al final solo puedo decir que si ponemos al servicio de la naturaleza toda la tecnología existente, ejm los satélites, podemos realizar una monitorización de nuestra querida madre tierra, y trabajar para protegerla.

 

Wilson Alba N

Impacto ambiental de la tecnología

Desde los tiempos prehistóricos las personas han obtenido recursos para cazar, protegerse, etc., de la naturaleza. La naturaleza es capaz de renovar muchos recursos naturales si se consumen a un ritmo adecuado, pero otros recursos no pueden renovarse. Por ejemplo, el petróleo y el carbón tardan en formarse millones de años. Sin embargo, desde la época de la Revolución Industrial, las personas hemos consumido la mayor parte de las reservas mundiales de estos combustibles fósiles.

Durante mucho tiempo las necesidades industriales y tecnológicas se han satisfecho sin prestar atención a los posibles daños causados al medio ambiente. Ahora parece que al menos se conocen estos daños; sólo falta poner los medios a nuestro alcance para evitarlos.

Problemas medioambientales provocados por las actividades tecnológicas

Las actividades humanas, desde la obtención de una materia prima, hasta el desecho de los residuos generados tras la obtención de un producto tecnológico, pueden tener consecuencias nefastas para la conservación del medio ambiente. Algunos ejemplos son la desertización, el impacto medioambiental de las obras tecnológicas, la contaminación producida en la obtención y tratamiento de muchas materias primas o de fuentes de energía y los residuos generados en muchas actividades industriales.

Impacto ambiental directo. La ejecución de obras públicas (carreteras, pantanos, etc.) y las explotaciones mineras modifican el ecosistema en el que habitan muchas especies animales y vegetales. Estas obras pueden separar las poblaciones de ambos lados de la carretera, vía férrea, etc.

Desertización. Cada año aumenta la superficie desértica del planeta. Esto da lugar a un empobrecimiento general del suelo, lo que perjudica las actividades agrícolas y ganaderas de la región afectada.

Contaminación. Quizá sea el efecto más apreciable. El incremento en el consumo de energía ha hecho que aumenten considerablemente las proporciones de determinados gases (dióxido de carbono, óxidos de azufre, etc.) en la atmósfera, sobre todo cerca de las áreas  industrializadas. Algunas consecuencias de la contaminación del aire son el calentamiento global del planeta debido al efecto invernadero o la disminución en el grosor de la capa de ozono.

Generación de residuos. Determinadas actividades tecnológicas generan residuos muy

contaminantes que resultan difíciles de eliminar, como algunos materiales plásticos o los residuos nucleares.

Los accidentes de petroleros tienen unas consecuencias nefastas para el entorno marino en el que tienen lugar. Las mareas negras producidas pueden dañar considerablemente a las poblaciones de peces, aves marinas, etc., de la región afectada.

La tecnología al servicio del medio ambiente

La ciencia y la tecnología pueden servir para ayudar a la conservación del medio ambiente. Algunos ejemplos son la predicción de incendios forestales, el reciclaje de determinados materiales o la utilización de fuentes de energía alternativas.

La predicción y la extinción de incendios forestales se lleva a cabo mediante satélites artificiales. Los modernos métodos de detección permiten advertir la presencia de incendios poco tiempo después de producirse.

  • El reciclaje de determinados productos, como el vidrio, el papel, etc., puede evitar la sobreexplotación de algunas materias primas (madera, etc.).
  • Las fuentes de energía renovables, como la energía solar, la eólica o la geotérmica no se agotan y, en general, contaminan menos que las fuentes no renovables, como el carbón o el petróleo.

tecnologia medio ambiente

habitat urbano

HABITAT URBANO

Habitat urbano

Hábitat: “Lugar de condiciones apropiadas para que viva un organismo, especie o comunidad animal o vegetal”

Urbano: 1.adj. Perteneciente o relativo a la ciudad.

Está constituido por los asentamientos humanos que tienen su propia conformación topográfica sobre la que se han desarrollado componentes culturales, como las viviendas, y espacios públicos abiertos como las plazas, jardines y calles, junto con redes de servicios.

Componentes urbanos

El medio físico urbano está integrado por dos componentes:

  • Componentes naturales: Son todos los elementos biofísicos que forman parte de la ciudad, tales como la conformación topográfica e hidrográfica, el clima, los elementos geológicos, la vegetación y la fauna doméstica o silvestre.
  • Componentes culturales: Son las obras construidas por el ser humano, como redes de servicios, de comunicación; vías de transporte; espacios abiertos, como calles, plazas, jardines o parques; espacios adaptados, como viviendas, locales industriales; equipamiento para el comercio, la salud, la educación, la administración y la recreación; bomberos, policía, etc.

HABITAT URBANO: LA CIUDAD

Habitat urbano

El concepto de ciudad es impreciso y cada vez resulta más difícil establecer unos criterios claros para definirla.

Criterios para definir una ciudad

Cuando se analiza el hecho urbano se aprecian sin dificultad algunos rasgos esenciales que diferencian la ciudad de los asentamientos urbanos. Generalmente, se tienen en cuenta las siguientes variables:

  • El tamaño. Las ciudades tienen, en líneas generales, un tamaño superior al de los asentamientos rurales. En cada país se determina un número mínimo de habitantes para considerar un asentamiento como ciudad: en Francia, 2.000 habitantes; en Estados Unidos, 2.500; en España, 10.000; en Suecia, 200; y en los Países Bajos, 20.000.
  • La fisonomía. Las ciudades tienen, en contraposición a los pueblos, amplias avenidas, edificios altos y un peculiar aspecto exterior de sus calles debido a la intensa actividad comercial y al alto índice de circulación de personas y de vehículos. También destaca la existencia de zonas verdes y la abundancia de servicios públicos y de locales para el ocio de sus habitantes.
  • La densidad y el poblamiento concentrado. La densidad de población y de edificios de un asentamiento urbano es superior a la del rural, pues vive mucha gente en un espacio relativamente poco extenso.
  • Las actividades económicas y profesionales. Mientras que en los asentamientos rurales predominan las actividades agrarias, en las ciudades la población se dedica mayoritariamente a la industria y, sobre todo, a las actividades terciarias. Además, la ciudad organiza y dirige las actividades económicas de su región circundante o periferia, y esta depende en un alto grado de la industria y los servicios de la ciudad.
  • Las formas de vida. La vida urbana es más compleja que la vida rural. Hay una disolución de las relaciones familiares y sociales, y un mayor individualismo. Los hábitos diarios son diferentes, al igual que el tipo de trabajo y la utilización del tiempo libre. En general, la posibilidad de acceso a la información y a la cultura es mayor en las ciudades que en las áreas rurales.
Habitat urbano

Las funciones urbanas

Una ciudad puede acoger distintas funciones, aunque la residencial ocupa la mayor parte del espacio urbano.

  • La función económica. Así, una ciudad puede ser industrial, comercial, centro de transportes, minera, financiera, turística, entre otras. Es normal que una misma ciudad combine varias de estas funciones, aunque una de ellas pueda ser predominante.
  • La función político-administrativa. Esta función destaca, sobre todo, en las capitales (del Estado, de provincia o región). En ellas se concentran los servicios necesarios para el gobierno. Algunas ciudades, como Brasilia, fueron creadas exclusivamente con esta finalidad.
  • La función cultural. En las ciudades se sitúan las universidades, los centros de investigación, los principales museos y monumentos.

Algunas ciudades tienen también una importante función religiosa, como Roma, Jerusalén o La Meca, que son los principales centros de peregrinación del mundo.

Cuanto más grande es un núcleo urbano, más funciones acoge, muchas de ellas muy especializadas.

RECICLAJE TECNOLÓGICO

El destino de los desechos informáticos

Guiyu, China. Este es el destino de los desechos tóxicos de la era de la computación. En ciudades como esta, ubicada en la costa sudoriental de China, se apilan grandes cantidades de elementos electrónicos obsoletos que llegan desde los Estados Unidos, Europa y el Japón. Comunidades enteras se ganan la vida hurgando en los basurales de metal, vidrio y plástico, pero los desechos tecnológicos están envenenando el agua y despiertan la alarma en lo que concierne a la salud.

El papel de China como basurero de artefactos que el mundo desecha es consecuencia de los esfuerzos de los países ricos por proteger su propio medio ambiente, según una investigación de The Washington Post. Muchos gobiernos alientan el reciclaje de computadoras para evitar que los residuos metálicos se incorporen al agua potable. Sin embargo, conseguir que las computadoras se conviertan en materia prima reutilizable es una tarea compleja y cara.

En los Estados Unidos, donde tan sólo en el curso del año 2001 más de cuarenta millones de computadoras pasaron a ser obsoletas, según datos del Consejo de Seguridad Nacional, el 80 por ciento de las máquinas que se llevan los recicladores se reubica por aproximadamente la décima parte de su precio mediante un método mucho más simple: se las vende a intermediarios asiáticos y se las embarca con ese destino.

En China rige una veda oficial a la importación en ese rubro, pero la ley se sortea con facilidad mediante pagos a funcionarios aduaneros corruptos, según informan fuentes de la industria.

Los que pagan el verdadero costo de todo esto son los que viven en el lugar de recepción de los “e-desechos”. En las ciudades costeras de China, así como también en India y Paquistán, adultos y niños trabajan por aproximadamente 1,20 dólares diarios en condiciones insalubres y sin ningún tipo de regulación. A medida que los ríos y el suelo absorben un creciente flujo de agentes cancerígenos y otras toxinas, la gente empieza a padecer elevados niveles de problemas respiratorios, según indican recientes informes de la radio estatal Guangdong y el diario Beijing Youth.

“Al mismo tiempo que evitamos la contaminación en los Estados Unidos, trasladamos el problema a otros”, señala Ted Smith, de Silicon Valley Toxics Coalition, un grupo de defensa del medio ambiente. “El problema se exporta, y eso es nocivo”.

Consecuencias en el medio ambiente y la gente

Una mañana cualquiera en Guiyu, provincia de Guangdong, centenares de hombres hacinados en galpones hurgan entre computadoras e impresoras y las desarman a mano. Algunos inhalan nubes de tinta. Un tractor transporta cables a un callejón donde un grupo de mujeres los funde y coloca en barriles para aprovechar el cobre antes de derramar lo que sobra en las aguas negras del río Lianjang.

En una construcción baja ubicada al pie de una colina, una mujer de mediana edad se inclina sobre una lámina de acero colocada sobre carbón encendido. El objetivo es fundir los condensadores extraídos de las computadoras para extraer pequeñas cantidades de oro. A tres metros de distancia, una niña de no más de once años examina los circuitos que están extendidos sobre una mesa.

“Hoy no hay escuela”, dice el jefe, Zheng Conggong, de 27 años, cuando le preguntan por qué la niña está ahí. “Vacaciones”. Son las diez de la mañana de un lunes, y es un día de clase en el resto de China. Cuando el jefe se aleja, la niña confirma con timidez que trabaja ahí todos los días, todo el día. Sus dedos son rápidos y hábiles. Es evidente que ya tiene práctica.

Esta actividad deja su impronta en todos los rincones de la ciudad, desde las bandas de plástico y los trozos de vidrio que llenan el río hasta las pilas de tableros, teclados y discos rígidos que se acumulan ante prácticamente cada casa. Es un paisaje tóxico. El vidrio de los monitores contiene plomo, que afecta el sistema nervioso y es nocivo para el cerebro de los chicos. Las baterías y los interruptores contienen mercurio, que afecta órganos y fetos. Los tableros contienen berilio, cuya inhalación puede provocar cáncer.

Hay camiones que traen agua de lugares ubicados a más de quince kilómetros de distancia, ya que el agua local no es potable. Cerca de la ribera de un río que se usó para descomponer y quemar tableros de circuitos, una muestra de agua revela niveles de plomo 190 veces más elevados que el que establece la Organización Mundial de la Salud para el agua potable, según surge de un informe que dieron a conocer el año pasado la Silicon Valley Toxics Coalition y otro grupo ecologista norteamericano, la Basel Action Network.

Las organizaciones de defensa del medio ambiente sometieron muestras al análisis de Hong Kong Standards y Testing Centre Ltd., indica el informe. En una muestra de sedimento se hallaron niveles de plomo y otros metales pesados como cromo y bario centenares de veces superiores a los niveles ecológicos de riesgo europeos y norteamericanos. El análisis del agua confirmó los resultados obtenidos en una muestra anterior que tomó un periodista de Eastweek Magazine, una publicación en chino que se distribuye en Hong Kong, que detectó niveles de plomo aún más elevados.

El informe de las dos organizaciones ecologistas, titulado “La exportación del daño: la utilización de Asia como basurero tecnológico”, acusa a los fabricantes de computadoras de no asumir ninguna responsabilidad por la contaminación que provocan mediante el establecimiento de sus propios programas de reciclaje. También critica a los Estados Unidos por negarse a ratificar la Convención de Basilea, un acuerdo internacional que firmaron los demás países desarrollados y que apunta a limitar la exportación de desechos peligrosos. El resultado de esa negativa es que los recicladores de los Estados Unidos no violan ninguna ley interna al enviar desechos de computación a los países pobres de Asia

.12

Impacto ambiental de la tecnología

Desde los tiempos prehistóricos las personas han obtenido recursos para cazar, protegerse, etc., de la naturaleza. La naturaleza es capaz de renovar muchos recursos naturales si se consumen a un ritmo adecuado, pero otros recursos no pueden renovarse. Por ejemplo, el petróleo y el carbón tardan en formarse millones de años. Sin embargo, desde la época de la Revolución Industrial, las personas hemos consumido la mayor parte de las reservas mundiales de estos combustibles fósiles. Durante mucho tiempo las necesidades industriales y tecnológicas se han satisfecho sin prestar atención a los posibles daños causados al medio ambiente. Ahora parece que al menos se conocen estos daños; sólo falta poner los medios a nuestro alcance para evitarlos.

La tecnología al servicio del medio ambiente

La ciencia y la tecnología también pueden servir para ayudar a la conservación del medio ambiente. Algunos ejemplos son la predicción de incendios forestales, el reciclaje de determinados materiales o la utilización de fuentes de energía alternativas.

• La predicción y la extinción de incendios forestales se lleva a cabo mediante satélites artificiales. Los modernos métodos de detección permiten advertir la presencia de incendios poco tiempo después de producirse.

• El reciclaje de determinados productos, como el vidrio, el papel, etc., puede evitar la sobreexplotación de algunas materias primas (madera, etc.).

• Las fuentes de energía renovables, como la energía solar, la eólica o la geotérmica no se agotan y, en general, contaminan menos que las fuentes no renovables, como el carbón o el petróleo.

si no se reciclan y cuida el medio ambiente se daran Catástrofes ambientales

El desarrollo de algunas actividades tecnológicas pone en peligro ecosistemas determinados. Algunos desastres importantes son los causados por los accidentes de petroleros o los escapes radiactivos.

• Los accidentes de petroleros tienen unas consecuencias nefastas para el entorno marino en el que tienen lugar. Las mareas negras producidas pueden dañar considerablemente a las poblaciones de peces, aves marinas, etc., de la región afectada.

• Los escapes radiactivos son muy peligrosos. Pueden afectar a la salud de las personas de una amplia zona geográfica. Además, M Los efectos radiactivos permanecen mucho tiempo, ya que pueden producir malformaciones de origen genético en los recién nacidos. Pero aunque estos desastres dañan profundamente el medio ambiente, hay que preocuparse también por aquellas actividades que, incluso desarrollándose con normalidad, afectan a la flora, la fauna o el paisaje de una región.

Los desechos causados por los componentes electrónicos como las computadoras son de los más dañinos para el medio ambiente, por la composición de sus materiales, el fósforo de los tubos de rayos catódicos de los monitores o el plomo, mercurio y cadmio que contiene los PCs son sustancias altamente nocivas para el ser humano, estos desechos tecnológicos están envenenando el agua y despiertan la alarma en lo que concierne a la salud.

Consejos de reciclaje:

* Reuso: Utiliza las partes o componentes de otros sistemas para mejorar el propio. Crea productos nuevos usando las partes que no se puedan usar según el diseño original; puede crear libretas, carpetas y joyería.

* Reducción: Considera alquilar o mejorar computadoras en vez de comprar nuevas. Comparte la computadora propia y compra sólo el equipo que necesita.

* Donación: Dona el equipo a un vecino, a escuelas, a caridades o a cualquier otra persona o entidad que necesite el mismo.

* Reciclaje (desmanufacturación): Luego de desmontar el equipo, el metal, el plástico y el vidrio se procesan para ser reusados. No descarta computadoras que no se puedan reparar o componentes que no se necesiten, sino que los lleva a los centros de acopio. Sin embargo, es la alternativa más cara.

En mi opinion la basura tecnologica es un problema reciente pero de preocupacion ya que es peligrosa para el medio ambiente, porlo tanto tambien para las personas.

Los paises desarrollados se deben empezar a preguntar cual sera el paradero final de sus mercancias y como disponer de una forma responsable de ellos.

12

Desechos Tecnológicos:
La Nueva Basura del Siglo XXI
 
Desde hace más de 30 años se inició una carrera vertiginosa en la creación de productos tecnológicos, en la que todos hemos tenido mucho que ver. Se trata de la revolución tecnológica, basada fundamentalmente en el desarrollo de la electrónica y su incorporación a nuestra vida cotidiana como teléfonos celulares, computadores, impresoras, etc.
 
En nuestro país existen cerca de 10 millones de celulares activos y más de 500 mil computadores, además de diferentes artículos electrónicos: fax, scanner, fotocopiadoras, entre otros, que se transformarán en una amenaza mortal al medio ambiente al término de su vida útil. Es imposible no detenerse a pensar qué pasará con ellos.
El desarrollo tecnológico experimentado en las últimas décadas ha motivado a las nuevas generaciones a incorporar como parte de su vida cotidiana innumerables artículos electrónicos, cada vez más sofisticados y con una vida útil más corta, lo que nos impide darnos el tiempo de pensar detenidamente qué sucede con ellos cuando los eliminamos o los cambiamos por otro.
 
Hoy, los primeros celulares, por ejemplo, han pasado a ser piezas de museo y los nuevos, cada vez más sofisticados, incorporan funciones que obligan a desechar los antiguos con más rapidez. Lo mismo sucede con los primeros computadores, inútiles, producto de la aparición de nuevos programas y tecnologías que los hacen desaparecer del mercado. Así, suma y sigue.
 
En todo el mundo están dejando de funcionar miles de aparatos que, aunque no hayamos tomado conciencia, se convierten en una amenaza mortal para el medio ambiente. Desde ese entonces, hemos comenzado a hablar de Basura Electrónica o E–Waste.
 
“Un computador en el cual, entre sus variados componentes, encontramos plástico, vidrio y materiales tan delicados en su manejo como el plomo, el mercurio o el cadmio, entre otros, puede estar en su escritorio por años y no representar ningún peligro. El problema comienza cuando esa computadora, después de ser desechada de manera irresponsable y sin control, llega a un sitio en donde hay humedad y calor excesivos, es entonces cuando los materiales dentro de ella se descomponen, generan reacciones químicas y se convierten en contaminantes mortales”.
La problemática de la basura electrónica o  E–Waste es hoy un asunto urgente en materia ambiental que los gobiernos de Estados emergentes deben tomar en consideración. Por ello, es primordial que los consumidores intenten optimizar el uso de los aparatos eléctricos y electrónicos, intentando entre otras soluciones:
 
•          Buscar a alguien que sí los pueda aprovechar.
 
•          Promover en las empresas productoras de tecnología la fabricación de aparatos:
 
•          De mejor calidad.
 
•          Que contengan componentes con una mayor vida útil.
 
•          Con componentes compatibles con otros equipos.
 
De manera de desecharlos cuando esta sea la única alternativa posible.
 
Por otro lado, es importante también que las instancias de gobierno generen las opciones de tratamiento apropiadas para este tipo de desechos, ofreciéndolas a la ciudadanía en forma regulada y ordenada. Actualmente, una de las soluciones más adecuadas para el final de desechos electrónicos es el reciclaje, es decir, el aprovechamiento integral de sus componentes para nuevos productos.
 
Frente a otras alternativas, el reciclaje permite –previo tratamiento de los elementos contaminantes– devolver al ciclo económico materias primas, y contribuir a la preservación de los recursos naturales no renovables, reduciendo el consumo de energía necesaria para la extracción de los mismos, mediante la recuperación de materiales contenidos en los equipos obsoletos.
 
Existen pocas empresas en el mundo que están realizando esta labor de manera responsable y garantizando la recuperación del 100 por ciento de los materiales que componen los electrónicos. Es un proceso costoso y poco rentable que requiere definitivamente del apoyo gubernamental, pero que vale la pena sí de evitar una contaminación tan grave del agua y del suelo se trata. Uno de los casos exitosos es EMPA, que pertenece a Universidad Federal Suiza de Tecnología, ETH Zürich. Sus temas son las ciencias e investigación en materiales y en sus características.
 
EMPA efectúa, además, investigaciones en el tema de desechos electrónicos y brinda servicios diferentes en esa materia. Uno de los destacados, y en el cual está trabajando actualmente, es el control técnico de las empresas de reciclaje de e–waste de Suiza en contrato por SWICO, la organización responsable para el manejo de estos desechos en ese país. Además están trabajando a nivel internacional con diferentes proyectos, el más reciente es el de “Knowledge partner-ships with developing countries in E–Waste recycling”.
 
Recientemente, el director de EMPA, Heinz Boni, presentó un paper en el cual señala que actualmente en Europa se generan 500 millones de toneladas de basura electrónica anualmente, y a pesar de las nuevas técnicas de reciclaje que se están efectuando, aún el porcentaje de reciclaje es bajo: apenas llega a un 20% del total.
 
Como vemos, hay países que están trabajando sobre este asunto hace bastante tiempo. Afortunadamente este tipo de tecnologías está llegando a nuestro país, de manera de convertir la basura electrónica (E–Waste) que  generan nuestras empresas, en chatarra electrónica (E–Scrap), es decir, materias primas no renovables que nos permitirían ahorros energéticos y de agua realmente significativos para nuestro país. Esperamos pronto poder contar con alternativas al alcance de todos para desechar de manera responsable y segura todos aquellos aparatos que ya no usaremos.
 
Frente a lo anterior tenemos que reflexionar sobre los siguientes temas:
 
•          ¿Qué estamos haciendo como personas inmersas en este mundo tecnológico actual, para el adecuado final de los componentes electrónicos que estamos desechando continuamente?
 
•          Su empresa ¿posee políticas adecuadas al desechar sus computadores, impresoras, teléfonos celulares, fotocopiadoras, fax, etc., que están en desuso?
 
•          ¿Estamos informados como sociedad de los peligros medioambientales y del riesgo para la salud de los seres vivos, que encierran, por ejemplo, los monitores de las computadoras y las baterías de los celulares que contienen plomo, mercurio, cadmio, entre otros, si estos no son tratados adecuadamente?
 
•          ¿Qué se está haciendo en materia legal con respecto a la preocupación que les corresponde a nuestras compañías, al deshacerse de sus desechos electrónicos a través de empresas dedicadas adecuadamente al tema y no por los métodos utilizados en la actualidad, como lo son el acopio en bodegas o en basurales, destrucción sin control adecuado, entre otros?
 
Frente a esta permanente y creciente problemática de crecimiento de la Basura Electrónica en los países emergentes, se hace necesario una legislación más fuerte que convoque a fabricantes y a usuarios a relacionar este tema con el cuidado del medio ambiente, ya que según estudios realizados por destacadas universidades estadounidenses, la propensión a respirar materiales tóxicos provenientes de este tipo de residuos puede provocar, en algunos casos, daños irreparables al suelo y también a las personas (ver gráfico de componentes de computadores y monitores).
 
Con todo, la dinámica del E–Waste, supone una completa reformulación del reciclaje electrónico. También existe el concepto de Reciclaje Social, en que las empresas ofrecen trabajo a aquellas personas vulnerables socialmente, en un concepto que es muy difundido en países desarrollados como sustentabilidad social en el marco de la responsabilidad social empresarial. Dado lo anterior, existen empresas de reciclaje que destacan por esa labor de emprendimiento social, otorgando una dinámica de apoyo a aquellas familias o padres de familias que se han visto privados de libertad.
 
 
IMPORTANCIA DE RECICLAR DESECHOS TECNOLOGICOS.
 
 
la  importancia de que estos aparatos no vayan a parar a vertederos ilegales o rellenos sanitarios convencionales. Al derretirse sus componentes, éstos pasan directamente al agua, contaminándola con sustancias mortales para la población.
Si un celular es renovado como promedio, cada 18 meses, y un PC, cada seis, con la aparición de nuevos productos, no sólo aumentará el volumen de la basura tecnológica, sino qué esta situación nos obligará a re-pensar el impacto que genera el consumo de tecnología.
Dentro de los objetivos del Sernac está el de impulsar un consumo sustentable, orientado a promover entre los consumidores un consumo ecológico, que no dañe el medio ambiente ni a las generaciones futuras.
Consejos:
- Cuando vaya a comprar un aparato electrónico, busque las mejores opciones, es decir, los de mayor calidad y los que aseguren un periodo mayor de duración en sus materiales.
- No cambie de equipo si no es necesario.
- En caso de tener que reemplazarlo, busque a alguien que pueda aprovecharlo.
- Piense en la alternativa de reciclar sus aparatos. Reciclar implica reaprovechar las piezas para elaborar nuevos productos.
- Para el caso de los celulares, lo ideal es que al momento de adquirir un equipo nuevo, el cliente devuelva el equipo usado a la compañía de telecomunicaciones. Este formato de reciclaje, llamado “take back”, permite concentrar en puntos específicos los equipos usados y en consecuencia, generar un volumen que es económicamente rentable de reciclar. De hecho, según las cifras que se manejan, el 80% del reciclaje de celulares se destina a la re-venta del equipo.
- Evalúe las ventajas de comprar un celular reciclado o refaccionado, éstos son, en promedio, un 50% más baratos que uno nuevo.
- Piénselo dos veces antes de arrojar a la basura un PC en desuso. Existen fundaciones, como Todochilenter, que reciben computadores dados de baja. Después de reacondicionarlos, los donan a sectores de escasos recursos.
- Otra alternativa viable es llevar los aparatos electrónicos a empresas que de dedican a reciclarlos y a darles nueva vida. En Recycla, reciben todo tipo de artefactos electrónicos en desuso, su dirección es Volcán Lascar Poniente 761, Pudahuel
12
Desechos tecnológicosCuál es la relación entre tecnología y medio ambiente y cuál es la importancia de reciclar desechos tecnológicos y cómo debe hacerse.· Entendiendo desecho como: aquello que descarta después de haber escogido lo mejor.

Como dice anteriormente, “Lo que se descarta”, podemos hablar de desecho tecnológico

Que son todos los Computadores, celulares y demás dispositivos electrónicos que ya no se utilizan y que además están generando un grave daño ambiental.

TECNOLOGIA, MEDIO AMBIENTE, COMPROMISOS, E IMPORTANCIA DE RECICLAR.

Los detractores de la tecnología, aquellos que celebran no necesitar un computador o los que evitan a toda costa entrar en la onda de la telefonía móvil, encontrarán interesantes las siguientes cifras y, seguramente, les darán más motivos para defender su posición.

Solo en Europa se producen al año entre 5,5 y 7 millones de toneladas de basura electrónica, entre la que se encuentran PC, celulares y televisores, dice la Agencia Europea del Medio Ambiente; estos desperdicios crecen entre 5 y 7 por ciento anual.

En Estados Unidos, por su parte, solo se recicla el 10 por ciento de los computadores y el 2 por ciento de los celulares (de los 130 millones de teléfonos móviles que se dejan de utilizar cada año). La cantidad total de estos residuos superó en el 2005 los 2,6 millones de toneladas, de las cuales solo el 12,5 por ciento siguió un proceso de reciclaje (unas 330.000 toneladas).

La firma investigadora de mercados Gartner Research afirma que entre el 2006 y el 2010 se remplazarán en el mundo alrededor de 925 millones de computadores. De estos, el 73 por ciento irá a parar a basureros o se almacenará y el 27 por ciento restante se reciclará.

Según la Unión Europea, los desechos electrónicos están creciendo tres veces más rápido que la basura tradicional y pronto alcanzarán los 40 millones de toneladas métricas, cantidad suficiente para cargar una fila de camiones entre Colombia y China. A su vez, se calcula que el 40 por ciento de metales como plomo, mercurio y cadmio que hay en los basureros procede de equipos electrónicos desechados.

Ante esta perspectiva, autoridades gubernamentales y ambientales de todo el mundo están lanzando una voz de alerta por lo que se considera una amenaza latente para el planeta.

Las personas no saben que detrás de los millones de aparatos electrónicos que se desechan se encuentran numerosos materiales perjudiciales para la salud humana y animal. Por ejemplo, los monitores y televisores fabricados con tubos de rayos catódicos (los que no son de pantalla delgada) tienen entre cuatro y ocho libras de plomo, según la organización Californians Against Waste – CAW (californianos contra la basura); los de formato delgado poseen menos plomo pero más mercurio.

El cadmio de una sola batería de celular puede contaminar más de 150 mil galones de agua y la setentava parte de una cucharadita de mercurio podría afectar un lago de unas ocho hectáreas. Estudios médicos han demostrado, además, que la exposición a metales como estos causa daños en el cerebro y los riñones, entre otros órganos, como lo afirman investigaciones de Health Canadá, entidad que maneja asuntos de salud en ese país (www.hc-sc.gc.ca), y la campaña Computer TakeBack Campaign (www.computertakeback.com), que busca contrarrestar los efectos de la basura tecnológica en el ambiente.

En total son cerca de mil materiales, muchos de ellos tóxicos, entre los que se encuentran solventes basados en cloro, retardantes de flama polibromados, PVC, metales pesados, plásticos y gases que se utilizan para fabricar productos electrónicos y sus componentes.

Compromiso mundial

Un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) afirma que la basura electrónica es el desecho que más ha aumentado entre los desperdicios de las ciudades del mundo desarrollado. “La reducción en los costos de remplazar computadores, teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos, y la velocidad con la cual la tecnología se vuelve obsoleta, hacen que cada vez haya más cosas para eliminar”, dice.

Para Ángel Camacho, coordinador del área de gestión de residuos del programa gubernamental Computadores para Educar, el objetivo es que no vayan a rellenos sanitarios. “Si se dispone inadecuadamente de tales materiales, se contamina el medio ambiente”.

En años anteriores, la solución para muchos de los países industrializados fue enviar gran parte de dichos residuos a países asiáticos como China (Shantou) e India (Bangalore), donde existen áreas de procesamiento especializadas. No obstante, la incineración, desensamblaje y eliminación sin control en estos sitios han causado problemas sanitarios y ambientales, afectando directamente al personal involucrado en el proceso, comenta un informe de la Basel Action Network, organización dedicada a combatir el comercio de productos tóxicos en el mundo.

Pero como las regulaciones en estas naciones se han vuelto cada vez más estrictas, ahora la basura termina en África, en lugares como Kenia. “Si fueran equipos de segunda mano, pero de buena calidad, sería un comercio positivo e importante para el desarrollo de estas regiones”, dijo a la BBC Nelson Sabogal, funcionario a cargo de asuntos científicos del PNUMA. Pero aseguran expertos locales que hasta un 75 por ciento de estos artículos, que incluye televisores, monitores y teléfonos, es inservible.

Para minimizar el impacto de esta creciente cantidad de desechos, diversas empresas y gobiernos en todo el mundo han iniciado campañas para disminuir el impacto de las tecnologías que se vuelven obsoletas con el paso del tiempo.

Es el caso de Estados Unidos, que desde febrero del 2006 considera ilegal que las personas arrojen dispositivos electrónicos a la basura corriente (celulares, computadores, impresoras, monitores, baterías y luces fluorescentes). En julio del mismo año se estableció una ley que les exige a los fabricantes de teléfonos recoger –sin costo– los aparatos cuando ya no se usen.

En la actualidad, muchas de estas compañías han comenzado a incluir un costo extra en los equipos nuevos para que al final de la vida útil del aparato el fabricante lo recoja y le dé un adecuado uso.

En Colombia, mediante un convenio suscrito con el Ministerio del Medio Ambiente, todos los operadores de telefonía móvil se comprometieron a sacar del territorio nacional las baterías usadas que tienen en sus instalaciones, así como a implementar un plan para recolectar las que están en poder de los usuarios. De igual forma, empresas como Nokia y Motorota están implementando iniciativas para recoger las baterías inservibles de los celulares.

En opinión de Ángel Camacho, al comienzo es difícil porque las personas no tienen la cultura de reciclar los equipos electrónicos y verlos como materiales aprovechables. Sin embargo, el ministro del Medio Ambiente, Juan Lozano, resaltó en la presentación del proyecto que “por primera vez, todo un sector de la industria tecnológica asume sus obligaciones posconsumo en Colombia”.

El reto ahora es que los otros tres sectores con los que ha venido concertando el Ministerio del Medio Ambiente (tóneres e impresoras, pilas y computadores) muestren el mismo nivel de conciencia que el de la telefonía móvil.

El segmento de tóneres, de la mano de diversos fabricantes como HP y Lexmark, también viene desarrollando proyectos al respecto.

LOS MÁS ‘VERDES’ DEL MUNDO

La organización ambientalista GreenPeace elabora un detallado informe –la última actualización es de junio del 2007– de las acciones que diversas empresas de tecnología toman con respecto al medio ambiente. En él hace un ranking de fabricantes de computadores y celulares en el que evalúa las políticas y prácticas relacionadas con la eliminación de elementos químicos de sus procesos de producción y la forma como se responsabilizan por sus productos una vez termina su vida útil.

Entre las empresas sobresalientes está Dell, que en el 2006 alcanzó el 12 por ciento de reciclaje del total de sus ventas en los últimos siete años; Apple llegó en el 2006 al 9,5 por ciento y su meta para el 2008 es del 20 por ciento; HP reportó un 10 por ciento.

La investigación, teniendo en cuenta varios aspectos relacionados con el cuidado del medio ambiente, destaca a Nokia como el líder en este sentido, seguido de Dell, Lenovo, Sony Ericsson y Samsung.

EN COLOMBIA

El programa Computadores para Educar (CPE), que busca reacondicionar computadores viejos y distribuirlos en escuelas y colegios públicos del país, tiene en fase de montaje un proyecto llamado Centro Nacional de Aprovechamiento de Residuos Electrónicos (Cenare).

Según Ángel Camacho, coordinador del área de gestión de residuos del CPE, cerca de un 30 por ciento de los equipos que recibe la iniciativa no cumple con las especificaciones mínimas para ser reacondicionados o tiene averías. Hasta el momento, este material ha estado almacenado y mucho se ha declarado como basura electrónica.

De esta manera, el Cenare, una bodega de 1.500 metros cuadrados que albergará mil toneladas de componentes, servirá para trasladar todos los materiales que sobren, descartar lo que no sirve y aprovechar lo restante (componentes móviles del ratón, motores de impresora, sensores y chips, entre otros) en proyectos de robótica en instituciones educativas.

Así mismo, el objetivo es separar cada uno de los materiales, como el acero, el aluminio y el cobre, que se comercializarán, mientras que los peligrosos (sobre todo el plomo, presente en los tubos de rayos catódicos de los monitores) serán exportados.

Hoy, los primeros celulares, por ejemplo, han pasado a ser piezas de museo y los nuevos, cada vez más sofisticados, incorporan funciones que obligan a desechar los antiguos con más rapidez. Lo mismo sucede con los primeros computadores, inútiles, producto de la aparición de nuevos programas y tecnologías que los hacen desaparecer del mercado. Así, suma y sigue.

.

• Buscar a alguien que sí los pueda aprovechar.

• Promover en las empresas productoras de tecnología la fabricación de aparatos:

• De mejor calidad.

• Que contengan componentes con una mayor vida útil.

• Con componentes compatibles con otros equipos.

una de las soluciones más adecuadas para el final de desechos electrónicos es el reciclaje, es decir, el aprovechamiento integral de sus componentes para nuevos productos.

Frente a otras alternativas, el reciclaje permite –previo tratamiento de los elementos contaminantes– devolver al ciclo económico materias primas, y contribuir a la preservación de los recursos naturales no renovables, reduciendo el consumo de energía necesaria para la extracción de los mismos, mediante la recuperación de materiales contenidos en los equipos obsoletos.

Existen pocas empresas en el mundo que están realizando esta labor de manera responsable y garantizando la recuperación del 100 por ciento de los materiales que componen los electrónicos. Es un proceso costoso y poco rentable que requiere definitivamente del apoyo gubernamental, pero que vale la pena sí de evitar una contaminación tan grave del agua y del suelo se trata. Uno de los casos exitosos es EMPA, que pertenece a Universidad Federal Suiza de Tecnología, ETH Zürich. Sus temas son las ciencias e investigación en materiales y en sus características.

RELACION DE MEDIO AMBIENTE Y TECNOLOGIA

Aunque las dos definiciones parezcan ajenas, la verdad es que con el problema de la contaminación y los desechos se hacen muy cercanas, pues todos los desechos están afectando de forma grave nuestro medio ambiente, pues nuevos productos están llegando al mercado y el reemplazo constante es cada vez más grande, y cada vez se hace más habitual.

COMO SE DEBE RECICLAR

Por ejemplo, el fósforo de los tubos de rayos catódicos de los monitores o el plomo, mercurio y cadmio que contiene los PCs son sustancias altamente nocivas para el ser humano.

De ahí la importancia de que estos aparatos no vayan a parar a vertederos ilegales o rellenos sanitarios convencionales. Al derretirse sus componentes, éstos pasan directamente al agua,contaminándola con sustancias mortales para la población.

Si un celular es renovado como promedio, cada 18 meses, y un PC, cada seis, con la aparición de nuevos productos, no sólo aumentará el volumen de la basura tecnológica, sino qué esta situación nos obligará a re-pensar el impacto que genera el consumo de tecnología.
Dentro de los objetivos del Sernac está el de impulsar un consumo sustentable, orientado a promover entre los consumidores un consumo ecológico, que no dañe el medio ambiente ni a las generaciones futuras.

Consejos:
- Cuando vaya a comprar un aparato electrónico, busque las mejores opciones, es decir, los de mayor calidad y los que aseguren un periodo mayor de duración en sus materiales.
- No cambie de equipo si no es necesario.
- En caso de tener que reemplazarlo, busque a alguien que pueda aprovecharlo.
- Piense en la alternativa de reciclar sus aparatos. Reciclar implica reaprovechar las piezas para elaborar nuevos productos.

- Para el caso de los celulares, lo ideal es que al momento de adquirir un equipo nuevo, el cliente devuelva el equipo usado a la compañía de telecomunicaciones. Este formato de reciclaje, llamado “take back“, permite concentrar en puntos específicos los equipos usados y en consecuencia, generar un volumen que es económicamente rentable de reciclar. De hecho, según las cifras que se manejan, el 80% del reciclaje de celulares se destina a la re-venta del equipo.
- Evalúe las ventajas de comprar un celular reciclado o refaccionado, éstos son, en promedio, un 50% más baratos que uno nuevo.
- Piénselo dos veces antes de arrojar a la basura un PC en desuso. Existen fundaciones, como Todochilenter, que reciben computadores dados de baja. Después de reacondicionarlos, los donan a sectores de escasos recursos.

- Otra alternativa viable es llevar los aparatos electrónicos a empresas que de dedican a reciclarlos y a darles nueva vida. En Recycla, reciben todo tipo de artefactos electrónicos en desuso, su dirección es Volcán Lascar Poniente 761, Pudahuel. Teléfono (56-2 ) 2146445

IMPORTANCIA DE RECICLAR

Reciclar es la forma más adecuada de reducir y controlar el problema de contaminación, ya sea desechos tecnológicos o de cualquier tipo, la amenaza de la contaminación es cada vez mayor.

Desechos tecnológicos

Cuál es la relación entre tecnología y medio ambiente y cuál es la importancia de reciclar desechos tecnológicos y cómo debe hacerse.

· Entendiendo desecho como: aquello que descarta después de haber escogido lo mejor.

Como dice anteriormente, “Lo que se descarta”, podemos hablar de desecho tecnológico

Que son todos los Computadores, celulares y demás dispositivos electrónicos que ya no se utilizan y que además están generando un grave daño ambiental.

TECNOLOGIA, MEDIO AMBIENTE, COMPROMISOS, E IMPORTANCIA DE RECICLAR.

Los detractores de la tecnología, aquellos que celebran no necesitar un computador o los que evitan a toda costa entrar en la onda de la telefonía móvil, encontrarán interesantes las siguientes cifras y, seguramente, les darán más motivos para defender su posición.

Solo en Europa se producen al año entre 5,5 y 7 millones de toneladas de basura electrónica, entre la que se encuentran PC, celulares y televisores, dice la Agencia Europea del Medio Ambiente; estos desperdicios crecen entre 5 y 7 por ciento anual.

En Estados Unidos, por su parte, solo se recicla el 10 por ciento de los computadores y el 2 por ciento de los celulares (de los 130 millones de teléfonos móviles que se dejan de utilizar cada año). La cantidad total de estos residuos superó en el 2005 los 2,6 millones de toneladas, de las cuales solo el 12,5 por ciento siguió un proceso de reciclaje (unas 330.000 toneladas).

La firma investigadora de mercados Gartner Research afirma que entre el 2006 y el 2010 se remplazarán en el mundo alrededor de 925 millones de computadores. De estos, el 73 por ciento irá a parar a basureros o se almacenará y el 27 por ciento restante se reciclará.

Según la Unión Europea, los desechos electrónicos están creciendo tres veces más rápido que la basura tradicional y pronto alcanzarán los 40 millones de toneladas métricas, cantidad suficiente para cargar una fila de camiones entre Colombia y China. A su vez, se calcula que el 40 por ciento de metales como plomo, mercurio y cadmio que hay en los basureros procede de equipos electrónicos desechados.

Ante esta perspectiva, autoridades gubernamentales y ambientales de todo el mundo están lanzando una voz de alerta por lo que se considera una amenaza latente para el planeta.

Las personas no saben que detrás de los millones de aparatos electrónicos que se desechan se encuentran numerosos materiales perjudiciales para la salud humana y animal. Por ejemplo, los monitores y televisores fabricados con tubos de rayos catódicos (los que no son de pantalla delgada) tienen entre cuatro y ocho libras de plomo, según la organización Californians Against Waste – CAW (californianos contra la basura); los de formato delgado poseen menos plomo pero más mercurio.

El cadmio de una sola batería de celular puede contaminar más de 150 mil galones de agua y la setentava parte de una cucharadita de mercurio podría afectar un lago de unas ocho hectáreas. Estudios médicos han demostrado, además, que la exposición a metales como estos causa daños en el cerebro y los riñones, entre otros órganos, como lo afirman investigaciones de Health Canadá, entidad que maneja asuntos de salud en ese país (www.hc-sc.gc.ca), y la campaña Computer TakeBack Campaign (www.computertakeback.com), que busca contrarrestar los efectos de la basura tecnológica en el ambiente.

En total son cerca de mil materiales, muchos de ellos tóxicos, entre los que se encuentran solventes basados en cloro, retardantes de flama polibromados, PVC, metales pesados, plásticos y gases que se utilizan para fabricar productos electrónicos y sus componentes.

Compromiso mundial

Un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) afirma que la basura electrónica es el desecho que más ha aumentado entre los desperdicios de las ciudades del mundo desarrollado. “La reducción en los costos de remplazar computadores, teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos, y la velocidad con la cual la tecnología se vuelve obsoleta, hacen que cada vez haya más cosas para eliminar”, dice.

Para Ángel Camacho, coordinador del área de gestión de residuos del programa gubernamental Computadores para Educar, el objetivo es que no vayan a rellenos sanitarios. “Si se dispone inadecuadamente de tales materiales, se contamina el medio ambiente”.

En años anteriores, la solución para muchos de los países industrializados fue enviar gran parte de dichos residuos a países asiáticos como China (Shantou) e India (Bangalore), donde existen áreas de procesamiento especializadas. No obstante, la incineración, desensamblaje y eliminación sin control en estos sitios han causado problemas sanitarios y ambientales, afectando directamente al personal involucrado en el proceso, comenta un informe de la Basel Action Network, organización dedicada a combatir el comercio de productos tóxicos en el mundo.

Pero como las regulaciones en estas naciones se han vuelto cada vez más estrictas, ahora la basura termina en África, en lugares como Kenia. “Si fueran equipos de segunda mano, pero de buena calidad, sería un comercio positivo e importante para el desarrollo de estas regiones”, dijo a la BBC Nelson Sabogal, funcionario a cargo de asuntos científicos del PNUMA. Pero aseguran expertos locales que hasta un 75 por ciento de estos artículos, que incluye televisores, monitores y teléfonos, es inservible.

Para minimizar el impacto de esta creciente cantidad de desechos, diversas empresas y gobiernos en todo el mundo han iniciado campañas para disminuir el impacto de las tecnologías que se vuelven obsoletas con el paso del tiempo.

Es el caso de Estados Unidos, que desde febrero del 2006 considera ilegal que las personas arrojen dispositivos electrónicos a la basura corriente (celulares, computadores, impresoras, monitores, baterías y luces fluorescentes). En julio del mismo año se estableció una ley que les exige a los fabricantes de teléfonos recoger –sin costo– los aparatos cuando ya no se usen.

En la actualidad, muchas de estas compañías han comenzado a incluir un costo extra en los equipos nuevos para que al final de la vida útil del aparato el fabricante lo recoja y le dé un adecuado uso.

En Colombia, mediante un convenio suscrito con el Ministerio del Medio Ambiente, todos los operadores de telefonía móvil se comprometieron a sacar del territorio nacional las baterías usadas que tienen en sus instalaciones, así como a implementar un plan para recolectar las que están en poder de los usuarios. De igual forma, empresas como Nokia y Motorota están implementando iniciativas para recoger las baterías inservibles de los celulares.

En opinión de Ángel Camacho, al comienzo es difícil porque las personas no tienen la cultura de reciclar los equipos electrónicos y verlos como materiales aprovechables. Sin embargo, el ministro del Medio Ambiente, Juan Lozano, resaltó en la presentación del proyecto que “por primera vez, todo un sector de la industria tecnológica asume sus obligaciones posconsumo en Colombia”.

El reto ahora es que los otros tres sectores con los que ha venido concertando el Ministerio del Medio Ambiente (tóneres e impresoras, pilas y computadores) muestren el mismo nivel de conciencia que el de la telefonía móvil.

El segmento de tóneres, de la mano de diversos fabricantes como HP y Lexmark, también viene desarrollando proyectos al respecto.

LOS MÁS ‘VERDES’ DEL MUNDO

La organización ambientalista GreenPeace elabora un detallado informe –la última actualización es de junio del 2007– de las acciones que diversas empresas de tecnología toman con respecto al medio ambiente. En él hace un ranking de fabricantes de computadores y celulares en el que evalúa las políticas y prácticas relacionadas con la eliminación de elementos químicos de sus procesos de producción y la forma como se responsabilizan por sus productos una vez termina su vida útil.

Entre las empresas sobresalientes está Dell, que en el 2006 alcanzó el 12 por ciento de reciclaje del total de sus ventas en los últimos siete años; Apple llegó en el 2006 al 9,5 por ciento y su meta para el 2008 es del 20 por ciento; HP reportó un 10 por ciento.

La investigación, teniendo en cuenta varios aspectos relacionados con el cuidado del medio ambiente, destaca a Nokia como el líder en este sentido, seguido de Dell, Lenovo, Sony Ericsson y Samsung.

EN COLOMBIA

El programa Computadores para Educar (CPE), que busca reacondicionar computadores viejos y distribuirlos en escuelas y colegios públicos del país, tiene en fase de montaje un proyecto llamado Centro Nacional de Aprovechamiento de Residuos Electrónicos (Cenare).

Según Ángel Camacho, coordinador del área de gestión de residuos del CPE, cerca de un 30 por ciento de los equipos que recibe la iniciativa no cumple con las especificaciones mínimas para ser reacondicionados o tiene averías. Hasta el momento, este material ha estado almacenado y mucho se ha declarado como basura electrónica.

De esta manera, el Cenare, una bodega de 1.500 metros cuadrados que albergará mil toneladas de componentes, servirá para trasladar todos los materiales que sobren, descartar lo que no sirve y aprovechar lo restante (componentes móviles del ratón, motores de impresora, sensores y chips, entre otros) en proyectos de robótica en instituciones educativas.

Así mismo, el objetivo es separar cada uno de los materiales, como el acero, el aluminio y el cobre, que se comercializarán, mientras que los peligrosos (sobre todo el plomo, presente en los tubos de rayos catódicos de los monitores) serán exportados.

Hoy, los primeros celulares, por ejemplo, han pasado a ser piezas de museo y los nuevos, cada vez más sofisticados, incorporan funciones que obligan a desechar los antiguos con más rapidez. Lo mismo sucede con los primeros computadores, inútiles, producto de la aparición de nuevos programas y tecnologías que los hacen desaparecer del mercado. Así, suma y sigue.

.

• Buscar a alguien que sí los pueda aprovechar.

• Promover en las empresas productoras de tecnología la fabricación de aparatos:

• De mejor calidad.

• Que contengan componentes con una mayor vida útil.

• Con componentes compatibles con otros equipos.

una de las soluciones más adecuadas para el final de desechos electrónicos es el reciclaje, es decir, el aprovechamiento integral de sus componentes para nuevos productos.

Frente a otras alternativas, el reciclaje permite –previo tratamiento de los elementos contaminantes– devolver al ciclo económico materias primas, y contribuir a la preservación de los recursos naturales no renovables, reduciendo el consumo de energía necesaria para la extracción de los mismos, mediante la recuperación de materiales contenidos en los equipos obsoletos.

Existen pocas empresas en el mundo que están realizando esta labor de manera responsable y garantizando la recuperación del 100 por ciento de los materiales que componen los electrónicos. Es un proceso costoso y poco rentable que requiere definitivamente del apoyo gubernamental, pero que vale la pena sí de evitar una contaminación tan grave del agua y del suelo se trata. Uno de los casos exitosos es EMPA, que pertenece a Universidad Federal Suiza de Tecnología, ETH Zürich. Sus temas son las ciencias e investigación en materiales y en sus características.

RELACION DE MEDIO AMBIENTE Y TECNOLOGIA

Aunque las dos definiciones parezcan ajenas, la verdad es que con el problema de la contaminación y los desechos se hacen muy cercanas, pues todos los desechos están afectando de forma grave nuestro medio ambiente, pues nuevos productos están llegando al mercado y el reemplazo constante es cada vez más grande, y cada vez se hace más habitual.

COMO SE DEBE RECICLAR

Por ejemplo, el fósforo de los tubos de rayos catódicos de los monitores o el plomo, mercurio y cadmio que contiene los PCs son sustancias altamente nocivas para el ser humano.

De ahí la importancia de que estos aparatos no vayan a parar a vertederos ilegales o rellenos sanitarios convencionales. Al derretirse sus componentes, éstos pasan directamente al agua,contaminándola con sustancias mortales para la población.

Si un celular es renovado como promedio, cada 18 meses, y un PC, cada seis, con la aparición de nuevos productos, no sólo aumentará el volumen de la basura tecnológica, sino qué esta situación nos obligará a re-pensar el impacto que genera el consumo de tecnología.
Dentro de los objetivos del Sernac está el de impulsar un consumo sustentable, orientado a promover entre los consumidores un consumo ecológico, que no dañe el medio ambiente ni a las generaciones futuras.

Consejos:
- Cuando vaya a comprar un aparato electrónico, busque las mejores opciones, es decir, los de mayor calidad y los que aseguren un periodo mayor de duración en sus materiales.
- No cambie de equipo si no es necesario.
- En caso de tener que reemplazarlo, busque a alguien que pueda aprovecharlo.
- Piense en la alternativa de reciclar sus aparatos. Reciclar implica reaprovechar las piezas para elaborar nuevos productos.

- Para el caso de los celulares, lo ideal es que al momento de adquirir un equipo nuevo, el cliente devuelva el equipo usado a la compañía de telecomunicaciones. Este formato de reciclaje, llamado “take back“, permite concentrar en puntos específicos los equipos usados y en consecuencia, generar un volumen que es económicamente rentable de reciclar. De hecho, según las cifras que se manejan, el 80% del reciclaje de celulares se destina a la re-venta del equipo.
- Evalúe las ventajas de comprar un celular reciclado o refaccionado, éstos son, en promedio, un 50% más baratos que uno nuevo.
- Piénselo dos veces antes de arrojar a la basura un PC en desuso. Existen fundaciones, como Todochilenter, que reciben computadores dados de baja. Después de reacondicionarlos, los donan a sectores de escasos recursos.

- Otra alternativa viable es llevar los aparatos electrónicos a empresas que de dedican a reciclarlos y a darles nueva vida. En Recycla, reciben todo tipo de artefactos electrónicos en desuso, su dirección es Volcán Lascar Poniente 761, Pudahuel. Teléfono (56-2 ) 2146445

IMPORTANCIA DE RECICLAR

Reciclar es la forma más adecuada de reducir y controlar el problema de contaminación, ya sea desechos tecnológicos o de cualquier tipo, la amenaza de la contaminación es cada vez mayor.

BIBLIOGRAFIAS UTILIZADAS

 

politicas internacionales para basura tecnologica

Desechos tecnológicos

Cuál es la relación entre tecnología y medio ambiente y cuál es la importancia de reciclar desechos tecnológicos y cómo debe hacerse.

· Entendiendo desecho como: aquello que descarta después de haber escogido lo mejor.

Como dice anteriormente, “Lo que se descarta”, podemos hablar de desecho tecnológico

Que son todos los Computadores, celulares y demás dispositivos electrónicos que ya no se utilizan y que además están generando un grave daño ambiental.

TECNOLOGIA, MEDIO AMBIENTE, COMPROMISOS, E IMPORTANCIA DE RECICLAR.

Los detractores de la tecnología, aquellos que celebran no necesitar un computador o los que evitan a toda costa entrar en la onda de la telefonía móvil, encontrarán interesantes las siguientes cifras y, seguramente, les darán más motivos para defender su posición.

Solo en Europa se producen al año entre 5,5 y 7 millones de toneladas de basura electrónica, entre la que se encuentran PC, celulares y televisores, dice la Agencia Europea del Medio Ambiente; estos desperdicios crecen entre 5 y 7 por ciento anual.

En Estados Unidos, por su parte, solo se recicla el 10 por ciento de los computadores y el 2 por ciento de los celulares (de los 130 millones de teléfonos móviles que se dejan de utilizar cada año). La cantidad total de estos residuos superó en el 2005 los 2,6 millones de toneladas, de las cuales solo el 12,5 por ciento siguió un proceso de reciclaje (unas 330.000 toneladas).

La firma investigadora de mercados Gartner Research afirma que entre el 2006 y el 2010 se remplazarán en el mundo alrededor de 925 millones de computadores. De estos, el 73 por ciento irá a parar a basureros o se almacenará y el 27 por ciento restante se reciclará.

Según la Unión Europea, los desechos electrónicos están creciendo tres veces más rápido que la basura tradicional y pronto alcanzarán los 40 millones de toneladas métricas, cantidad suficiente para cargar una fila de camiones entre Colombia y China. A su vez, se calcula que el 40 por ciento de metales como plomo, mercurio y cadmio que hay en los basureros procede de equipos electrónicos desechados.

Ante esta perspectiva, autoridades gubernamentales y ambientales de todo el mundo están lanzando una voz de alerta por lo que se considera una amenaza latente para el planeta.

Las personas no saben que detrás de los millones de aparatos electrónicos que se desechan se encuentran numerosos materiales perjudiciales para la salud humana y animal. Por ejemplo, los monitores y televisores fabricados con tubos de rayos catódicos (los que no son de pantalla delgada) tienen entre cuatro y ocho libras de plomo, según la organización Californians Against Waste – CAW (californianos contra la basura); los de formato delgado poseen menos plomo pero más mercurio.

El cadmio de una sola batería de celular puede contaminar más de 150 mil galones de agua y la setentava parte de una cucharadita de mercurio podría afectar un lago de unas ocho hectáreas. Estudios médicos han demostrado, además, que la exposición a metales como estos causa daños en el cerebro y los riñones, entre otros órganos, como lo afirman investigaciones de Health Canadá, entidad que maneja asuntos de salud en ese país (www.hc-sc.gc.ca), y la campaña Computer TakeBack Campaign (www.computertakeback.com), que busca contrarrestar los efectos de la basura tecnológica en el ambiente.

En total son cerca de mil materiales, muchos de ellos tóxicos, entre los que se encuentran solventes basados en cloro, retardantes de flama polibromados, PVC, metales pesados, plásticos y gases que se utilizan para fabricar productos electrónicos y sus componentes.

Compromiso mundial

Un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) afirma que la basura electrónica es el desecho que más ha aumentado entre los desperdicios de las ciudades del mundo desarrollado. “La reducción en los costos de remplazar computadores, teléfonos móviles y otros aparatos electrónicos, y la velocidad con la cual la tecnología se vuelve obsoleta, hacen que cada vez haya más cosas para eliminar”, dice.

Para Ángel Camacho, coordinador del área de gestión de residuos del programa gubernamental Computadores para Educar, el objetivo es que no vayan a rellenos sanitarios. “Si se dispone inadecuadamente de tales materiales, se contamina el medio ambiente”.

En años anteriores, la solución para muchos de los países industrializados fue enviar gran parte de dichos residuos a países asiáticos como China (Shantou) e India (Bangalore), donde existen áreas de procesamiento especializadas. No obstante, la incineración, desensamblaje y eliminación sin control en estos sitios han causado problemas sanitarios y ambientales, afectando directamente al personal involucrado en el proceso, comenta un informe de la Basel Action Network, organización dedicada a combatir el comercio de productos tóxicos en el mundo.

Pero como las regulaciones en estas naciones se han vuelto cada vez más estrictas, ahora la basura termina en África, en lugares como Kenia. “Si fueran equipos de segunda mano, pero de buena calidad, sería un comercio positivo e importante para el desarrollo de estas regiones”, dijo a la BBC Nelson Sabogal, funcionario a cargo de asuntos científicos del PNUMA. Pero aseguran expertos locales que hasta un 75 por ciento de estos artículos, que incluye televisores, monitores y teléfonos, es inservible.

Para minimizar el impacto de esta creciente cantidad de desechos, diversas empresas y gobiernos en todo el mundo han iniciado campañas para disminuir el impacto de las tecnologías que se vuelven obsoletas con el paso del tiempo.

Es el caso de Estados Unidos, que desde febrero del 2006 considera ilegal que las personas arrojen dispositivos electrónicos a la basura corriente (celulares, computadores, impresoras, monitores, baterías y luces fluorescentes). En julio del mismo año se estableció una ley que les exige a los fabricantes de teléfonos recoger –sin costo– los aparatos cuando ya no se usen.

En la actualidad, muchas de estas compañías han comenzado a incluir un costo extra en los equipos nuevos para que al final de la vida útil del aparato el fabricante lo recoja y le dé un adecuado uso.

En Colombia, mediante un convenio suscrito con el Ministerio del Medio Ambiente, todos los operadores de telefonía móvil se comprometieron a sacar del territorio nacional las baterías usadas que tienen en sus instalaciones, así como a implementar un plan para recolectar las que están en poder de los usuarios. De igual forma, empresas como Nokia y Motorota están implementando iniciativas para recoger las baterías inservibles de los celulares.

En opinión de Ángel Camacho, al comienzo es difícil porque las personas no tienen la cultura de reciclar los equipos electrónicos y verlos como materiales aprovechables. Sin embargo, el ministro del Medio Ambiente, Juan Lozano, resaltó en la presentación del proyecto que “por primera vez, todo un sector de la industria tecnológica asume sus obligaciones posconsumo en Colombia”.

El reto ahora es que los otros tres sectores con los que ha venido concertando el Ministerio del Medio Ambiente (tóneres e impresoras, pilas y computadores) muestren el mismo nivel de conciencia que el de la telefonía móvil.

El segmento de tóneres, de la mano de diversos fabricantes como HP y Lexmark, también viene desarrollando proyectos al respecto.

LOS MÁS ‘VERDES’ DEL MUNDO

La organización ambientalista GreenPeace elabora un detallado informe –la última actualización es de junio del 2007– de las acciones que diversas empresas de tecnología toman con respecto al medio ambiente. En él hace un ranking de fabricantes de computadores y celulares en el que evalúa las políticas y prácticas relacionadas con la eliminación de elementos químicos de sus procesos de producción y la forma como se responsabilizan por sus productos una vez termina su vida útil.

Entre las empresas sobresalientes está Dell, que en el 2006 alcanzó el 12 por ciento de reciclaje del total de sus ventas en los últimos siete años; Apple llegó en el 2006 al 9,5 por ciento y su meta para el 2008 es del 20 por ciento; HP reportó un 10 por ciento.

La investigación, teniendo en cuenta varios aspectos relacionados con el cuidado del medio ambiente, destaca a Nokia como el líder en este sentido, seguido de Dell, Lenovo, Sony Ericsson y Samsung.

EN COLOMBIA

El programa Computadores para Educar (CPE), que busca reacondicionar computadores viejos y distribuirlos en escuelas y colegios públicos del país, tiene en fase de montaje un proyecto llamado Centro Nacional de Aprovechamiento de Residuos Electrónicos (Cenare).

Según Ángel Camacho, coordinador del área de gestión de residuos del CPE, cerca de un 30 por ciento de los equipos que recibe la iniciativa no cumple con las especificaciones mínimas para ser reacondicionados o tiene averías. Hasta el momento, este material ha estado almacenado y mucho se ha declarado como basura electrónica.

De esta manera, el Cenare, una bodega de 1.500 metros cuadrados que albergará mil toneladas de componentes, servirá para trasladar todos los materiales que sobren, descartar lo que no sirve y aprovechar lo restante (componentes móviles del ratón, motores de impresora, sensores y chips, entre otros) en proyectos de robótica en instituciones educativas.

Así mismo, el objetivo es separar cada uno de los materiales, como el acero, el aluminio y el cobre, que se comercializarán, mientras que los peligrosos (sobre todo el plomo, presente en los tubos de rayos catódicos de los monitores) serán exportados.

Hoy, los primeros celulares, por ejemplo, han pasado a ser piezas de museo y los nuevos, cada vez más sofisticados, incorporan funciones que obligan a desechar los antiguos con más rapidez. Lo mismo sucede con los primeros computadores, inútiles, producto de la aparición de nuevos programas y tecnologías que los hacen desaparecer del mercado. Así, suma y sigue.

.

• Buscar a alguien que sí los pueda aprovechar.

• Promover en las empresas productoras de tecnología la fabricación de aparatos:

• De mejor calidad.

• Que contengan componentes con una mayor vida útil.

• Con componentes compatibles con otros equipos.

una de las soluciones más adecuadas para el final de desechos electrónicos es el reciclaje, es decir, el aprovechamiento integral de sus componentes para nuevos productos.

Frente a otras alternativas, el reciclaje permite –previo tratamiento de los elementos contaminantes– devolver al ciclo económico materias primas, y contribuir a la preservación de los recursos naturales no renovables, reduciendo el consumo de energía necesaria para la extracción de los mismos, mediante la recuperación de materiales contenidos en los equipos obsoletos.

Existen pocas empresas en el mundo que están realizando esta labor de manera responsable y garantizando la recuperación del 100 por ciento de los materiales que componen los electrónicos. Es un proceso costoso y poco rentable que requiere definitivamente del apoyo gubernamental, pero que vale la pena sí de evitar una contaminación tan grave del agua y del suelo se trata. Uno de los casos exitosos es EMPA, que pertenece a Universidad Federal Suiza de Tecnología, ETH Zürich. Sus temas son las ciencias e investigación en materiales y en sus características.

RELACION DE MEDIO AMBIENTE Y TECNOLOGIA

Aunque las dos definiciones parezcan ajenas, la verdad es que con el problema de la contaminación y los desechos se hacen muy cercanas, pues todos los desechos están afectando de forma grave nuestro medio ambiente, pues nuevos productos están llegando al mercado y el reemplazo constante es cada vez más grande, y cada vez se hace más habitual.

COMO SE DEBE RECICLAR

Por ejemplo, el fósforo de los tubos de rayos catódicos de los monitores o el plomo, mercurio y cadmio que contiene los PCs son sustancias altamente nocivas para el ser humano.

De ahí la importancia de que estos aparatos no vayan a parar a vertederos ilegales o rellenos sanitarios convencionales. Al derretirse sus componentes, éstos pasan directamente al agua,contaminándola con sustancias mortales para la población.

Si un celular es renovado como promedio, cada 18 meses, y un PC, cada seis, con la aparición de nuevos productos, no sólo aumentará el volumen de la basura tecnológica, sino qué esta situación nos obligará a re-pensar el impacto que genera el consumo de tecnología.
Dentro de los objetivos del Sernac está el de impulsar un consumo sustentable, orientado a promover entre los consumidores un consumo ecológico, que no dañe el medio ambiente ni a las generaciones futuras.

Consejos:
- Cuando vaya a comprar un aparato electrónico, busque las mejores opciones, es decir, los de mayor calidad y los que aseguren un periodo mayor de duración en sus materiales.
- No cambie de equipo si no es necesario.
- En caso de tener que reemplazarlo, busque a alguien que pueda aprovecharlo.
- Piense en la alternativa de reciclar sus aparatos. Reciclar implica reaprovechar las piezas para elaborar nuevos productos.

- Para el caso de los celulares, lo ideal es que al momento de adquirir un equipo nuevo, el cliente devuelva el equipo usado a la compañía de telecomunicaciones. Este formato de reciclaje, llamado “take back“, permite concentrar en puntos específicos los equipos usados y en consecuencia, generar un volumen que es económicamente rentable de reciclar. De hecho, según las cifras que se manejan, el 80% del reciclaje de celulares se destina a la re-venta del equipo.
- Evalúe las ventajas de comprar un celular reciclado o refaccionado, éstos son, en promedio, un 50% más baratos que uno nuevo.
- Piénselo dos veces antes de arrojar a la basura un PC en desuso. Existen fundaciones, como Todochilenter, que reciben computadores dados de baja. Después de reacondicionarlos, los donan a sectores de escasos recursos.

- Otra alternativa viable es llevar los aparatos electrónicos a empresas que de dedican a reciclarlos y a darles nueva vida. En Recycla, reciben todo tipo de artefactos electrónicos en desuso, su dirección es Volcán Lascar Poniente 761, Pudahuel. Teléfono (56-2 ) 2146445

IMPORTANCIA DE RECICLAR

Reciclar es la forma más adecuada de reducir y controlar el problema de contaminación, ya sea desechos tecnológicos o de cualquier tipo, la amenaza de la contaminación es cada vez mayor.

OPINION

La contaminación es un problema que nos está atacando seriamente, debemos empezar todos por controlar nuestros desechos, que reemplacemos artículos, no significa darles mal uso, podemos empezar por observar lo que es peligroso y comprometernos no con la sociedad, sino con nosotros mismos a implementar un cambio de actitud frente a nuestros artículos.

DESECHOS PELIGROSOS EN UN PC

Plomo en tubos de rayo catódico y soldadura.

Arsénico en tubos de rayo catódico más antiguos.

Trióxido de antimonio como retardante de fuego.

Retardantes de flama polibromados en las cubiertas, cables y tableros de circuitos.

Selenio en los tableros de circuitos como rectificador de suministro de energía.

Cadmio en tableros de circuitos y semiconductores.

Cromo en el acero como anticorrosivo.

Cobalto en el acero para estructura y magnetividad.

Mercurio en interruptores y cubiertas

En todo el mundo están dejando de funcionar miles de aparatos que, aunque no hayamos tomado conciencia, se convierten en una amenaza mortal para el medio ambiente. Desde ese entonces, hemos comenzado a hablar de Basura Electrónica o E–Waste

12

RELACIÓN ENTRE TECNOLOGÍA Y MEDIO AMBIENTE

La especie Homo sapiens, es decir, el ser humano, apareció tardíamente en la historia de la Tierra, pero ha sido capaz de modificar el medio ambiente con sus actividades. Aunque, al parecer, los humanos hicieron su aparición en África, no tardaron en dispersarse por todo el mundo. Gracias a sus peculiares capacidades mentales y físicas, lograron escapar a las constricciones medioambientales que limitaban a otras especies y alterar el medio ambiente para adaptarlo a sus necesidades.

Aunque los primeros humanos sin duda vivieron más o menos en armonía con el medio ambiente, como los demás animales , su alejamiento de la vida salvaje comenzó en la prehistoria , con la primera revolución agrícola. La capacidad de controlar y usar el fuego les permitió modificar o eliminar la vegetación natural, y la domesticación y pastoreo de animales herbívoros llevó al sobrepastoreo y a la erosión del suelo. El cultivo de plantas originó también la destrucción de la vegetación natural para hacer hueco a las cosechas y la demanda de leña condujo a la denudación de montañas y al agotamiento de bosques enteros. Los animales salvajes se cazaban por su carne y eran destruidos en caso de ser considerados plagas o depredadores.

Mientras las poblaciones humanas siguieron siendo pequeñas y su tecnología modesta, su impacto sobre el medio ambiente fue solamente local. No obstante, al ir creciendo la población y mejorando y aumentando la tecnología , aparecieron problemas más significativos y generalizados. El rápido avance tecnológico producido tras la edad media culminó en la Revolución Industrial , que trajo consigo el descubrimiento, uso y explotación de los combustibles fósiles, así como la explotación intensiva de los recursos minerales de la Tierra. Fue con la Revolución Industrial cuando los seres humanos empezaron realmente a cambiar la faz del planeta, la naturaleza de su atmósfera y la calidad de su agua. Hoy, la demanda sin precedentes a la que el rápido crecimiento de la población humana y el desarrollo tecnológico someten al medio ambiente está produciendo un declive cada vez más acelerado en la calidad de éste y en su capacidad para sustentar la vida.

Dióxido de carbono                                                                                                                                                      Uno de los impactos que el uso de combustibles fósiles ha producido sobre el medio ambiente terrestre ha sido el aumento de la concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera. La cantidad de CO2 atmosférico había permanecido estable, aparentemente durante siglos, pero desde 1750 se ha incrementado en un 30% aproximadamente. Lo significativo de este cambio es que puede provocar un aumento de la temperatura de la Tierra a través del proceso conocido como efecto invernadero . El dióxido de carbono atmosférico tiende a impedir que la radiación de onda larga escape al espacio exterior; dado que se produce más calory puede escapar menos, la temperatura global de la Tierra aumenta.

Acidificación                                                                                                                                                         Asociada también al uso de combustibles fósiles, la acidificación se debe a la emisión de dióxido de azufre y óxidos de nitrógeno por las centrales térmicas y por los escapes de los vehículos a motor . Estos productos interactúan con la luz del Sol, la humedad y los oxidantes produciendo ácido sulfúrico y nítrico, que son transportados por la circulación atmosférica y caen a tierra, arrastrados por la lluvia y la nieve en la llamada lluvia ácida , o en forma de depósitos secos, partículas y gases atmosféricos.

Destrucción del ozono                                                                                                                                                   En las décadas de 1970 y 1980, los científicos empezaron a descubrir que la actividad humana estaba teniendo un impacto negativo sobre la capa de ozono , una región de la atmósfera que protege al planeta de los dañinos rayos ultravioleta. Si no existiera esa capa gaseosa, que se encuentra a unos 40 Km. de altitud sobre el nivel del mar, la vida sería imposible sobre nuestro planeta. Los estudios mostraron que la capa de ozono estaba siendo afectada por el uso creciente de clorofluorocarbonos (CFC, compuestos de flúor), que se emplean en refrigeración aire acondicionado , disolventes de limpieza, materiales de empaquetado y aerosoles. El cloro, un producto químico secundario de los CFC ataca al ozono, que está formado por tres átomos de oxígeno , arrebatándole uno de ellos para formar monóxido de cloro. Éste reacciona a continuación con átomos de oxígeno para formar moléculas de oxígeno, liberando moléculas de cloro que descomponen más moléculas de ozono.

Al principio se creía que la capa de ozono se estaba reduciendo de forma homogénea en todo el planeta. No obstante, posteriores investigaciones revelaron, en 1985, la existencia de un gran agujero centrado sobre la Antártida; un 50% o más del ozono situado sobre esta área desaparecía estacionalmente. En el año 2001 el agujero alcanzó una superficie de 26 millones de kilómetros cuadrados, un tamaño similar al detectado en los tres últimos años. El adelgazamiento de la capa de ozono expone a la vida terrestre a un exceso de radiación ultravioleta, que puede producir cáncer de piel y cataratas, reducir la respuesta del sistema inmunitario, interferir en el proceso de fotos íntesis de las plantas y afectar al crecimiento del fitoplancton oceánico. Debido a la creciente amenaza que representan estos peligrosos efectos sobre el medio ambiente, muchos países intentan aunar esfuerzos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero . No obstante, los CFC pueden permanecer en la atmósfera durante más de 100 años, por lo que la destrucción del ozono continuará durante décadas.

DESECHOS TECNOLÓGICOS

Desde hace más de 30 años se inició una carrera vertiginosa en la creación de productos tecnológicos, en la que todos hemos tenido mucho que ver. Se trata de la revolución tecnológica, basada fundamentalmente en el desarrollo de la electrónica y su incorporación a nuestra vida cotidiana como teléfonos celulares, computadores, impresoras, etc.

En nuestro país existen cerca de 10 millones de celulares activos y más de 500 mil computadores, además de diferentes artículos electrónicos: fax, scanner, fotocopiadoras, entre otros, que se transformarán en una amenaza mortal al medio ambiente al término de su vida útil. Es imposible no detenerse a pensar qué pasará con ellos.

El desarrollo tecnológico experimentado en las últimas décadas ha motivado a las nuevas generaciones a incorporar como parte de su vida cotidiana innumerables artículos electrónicos, cada vez más sofisticados y con una vida útil más corta, lo que nos impide darnos el tiempo de pensar detenidamente qué sucede con ellos cuando los eliminamos o los cambiamos por otro.

Hoy, los primeros celulares, por ejemplo, han pasado a ser piezas de museo y los nuevos, cada vez más sofisticados, incorporan funciones que obligan a desechar los antiguos con más rapidez. Lo mismo sucede con los primeros computadores, inútiles, producto de la aparición de nuevos programas y tecnologías que los hacen desaparecer del mercado. Así, suma y sigue.

En todo el mundo están dejando de funcionar miles de aparatos que, aunque no hayamos tomado conciencia, se convierten en una amenaza mortal para el medio ambiente. Desde ese entonces, hemos comenzado a hablar de Basura Electrónica o E–Waste.

“Un computador en el cual, entre sus variados componentes, encontramos plástico, vidrio y materiales tan delicados en su manejo como el plomo, el mercurio o el cadmio, entre otros, puede estar en su escritorio por años y no representar ningún peligro. El problema comienza cuando esa computadora, después de ser desechada de manera irresponsable y sin control, llega a un sitio en donde hay humedad y calor excesivos, es entonces cuando los materiales dentro de ella se descomponen, generan reacciones químicas y se convierten en contaminantes mortales”.

La problemática de la basura electrónica o E–Waste es hoy un asunto urgente en materia ambiental que los gobiernos de Estados emergentes deben tomar en consideración. Por ello, es primordial que los consumidores intenten optimizar el uso de los aparatos eléctricos y electrónicos, intentando entre otras soluciones:

• Buscar a alguien que sí los pueda aprovechar.

• Promover en las empresas productoras de tecnología la fabricación de aparatos:

• De mejor calidad.

• Que contengan componentes con una mayor vida útil.

• Con componentes compatibles con otros equipos.

De manera de desecharlos cuando esta sea la única alternativa posible.

Por otro lado, es importante también que las instancias de gobierno generen las opciones de tratamiento apropiadas para este tipo de desechos, ofreciéndolas a la ciudadanía en forma regulada y ordenada. Actualmente, una de las soluciones más adecuadas para el final de desechos electrónicos es el reciclaje, es decir, el aprovechamiento integral de sus componentes para nuevos productos.

RECICLAJE: Frente a otras alternativas, el reciclaje permite –previo tratamiento de los elementos contaminantes– devolver al ciclo económico materias primas, y contribuir a la preservación de los recursos naturales no renovables, reduciendo el consumo de energía necesaria para la extracción de los mismos, mediante la recuperación de materiales contenidos en los equipos obsoletos.

Existen pocas empresas en el mundo que están realizando esta labor de manera responsable y garantizando la recuperación del 100 por ciento de los materiales que componen los electrónicos. Es un proceso costoso y poco rentable que requiere definitivamente del apoyo gubernamental, pero que vale la pena sí de evitar una contaminación tan grave del agua y del suelo se trata. Uno de los casos exitosos es EMPA, que pertenece a Universidad Federal Suiza de Tecnología, ETH Zürich. Sus temas son las ciencias e investigación en materiales y en sus características.

EMPA efectúa, además, investigaciones en el tema de desechos electrónicos y brinda servicios diferentes en esa materia. Uno de los destacados, y en el cual está trabajando actualmente, es el control técnico de las empresas de reciclaje de e–waste de Suiza en contrato por SWICO, la organización responsable para el manejo de estos desechos en ese país. Además están trabajando a nivel internacional con diferentes proyectos, el más reciente es el de “Knowledge partner-ships with developing countries in E–Waste recycling”.

Recientemente, el director de EMPA, Heinz Boni, presentó un paper en el cual señala que actualmente en Europa se generan 500 millones de toneladas de basura electrónica anualmente, y a pesar de las nuevas técnicas de reciclaje que se están efectuando, aún el porcentaje de reciclaje es bajo: apenas llega a un 20% del total.

Como vemos, hay países que están trabajando sobre este asunto hace bastante tiempo. Afortunadamente este tipo de tecnologías está llegando a nuestro país, de manera de convertir la basura electrónica (E–Waste) que generan nuestras empresas, en chatarra electrónica (E–Scrap), es decir, materias primas no renovables que nos permitirían ahorros energéticos y de agua realmente significativos para nuestro país. Esperamos pronto poder contar con alternativas al alcance de todos para desechar de manera responsable y segura todos aquellos aparatos que ya no usaremos.

Frente a lo anterior tenemos que reflexionar sobre los siguientes temas:

• ¿Qué estamos haciendo como personas inmersas en este mundo tecnológico actual, para el adecuado final de los componentes electrónicos que estamos desechando continuamente?

• Su empresa ¿posee políticas adecuadas al desechar sus computadores, impresoras, teléfonos celulares, fotocopiadoras, fax, etc., que están en desuso?

• ¿Estamos informados como sociedad de los peligros medioambientales y del riesgo para la salud de los seres vivos, que encierran, por ejemplo, los monitores de las computadoras y las baterías de los celulares que contienen plomo, mercurio, cadmio, entre otros, si estos no son tratados adecuadamente?

• ¿Qué se está haciendo en materia legal con respecto a la preocupación que les corresponde a nuestras compañías, al deshacerse de sus desechos electrónicos a través de empresas dedicadas adecuadamente al tema y no por los métodos utilizados en la actualidad, como lo son el acopio en bodegas o en basurales, destrucción sin control adecuado, entre otros?

Frente a esta permanente y creciente problemática de crecimiento de la Basura Electrónica en los países emergentes, se hace necesario una legislación más fuerte que convoque a fabricantes y a usuarios a relacionar este tema con el cuidado del medio ambiente, ya que según estudios realizados por destacadas universidades estadounidenses, la propensión a respirar materiales tóxicos provenientes de este tipo de residuos puede provocar, en algunos casos, daños irreparables al suelo y también a las personas (ver gráfico de componentes de computadores y monitores).

Con todo, la dinámica del E–Waste, supone una completa reformulación del reciclaje electrónico. También existe el concepto de Reciclaje Social, en que las empresas ofrecen trabajo a aquellas personas vulnerables socialmente, en un concepto que es muy difundido en países desarrollados como sustentabilidad social en el marco de la responsabilidad social empresarial. Dado lo anterior, existen empresas de reciclaje que destacan por esa labor de emprendimiento social, otorgando una dinámica de apoyo a aquellas familias o padres de familias que se han visto privados de libertad.

CONSECUENCIAS DE LOS DESECHOS TECNOLÓGICOS EN EL MEDIO AMBIENTE

 

Por ejemplo, el fósforo de los tubos de rayos catódicos de los monitores o el plomo, mercurio y cadmio que contiene los PCs son sustancias altamente nocivas para el ser humano.

De ahí la importancia de que estos aparatos no vayan a parar a vertederos ilegales o rellenos sanitarios convencionales. Al derretirse sus componentes, éstos pasan directamente al agua ,contaminándola con sustancias mortales para la población.

Si un celular es renovado como promedio, cada 18 meses, y un PC, cada seis, con la aparición de nuevos productos, no sólo aumentará el volumen de la basura tecnológica , sino qué esta situación nos obligará a re-pensar el impacto que genera el consumo de tecnología.
Dentro de los objetivos del Sernac está el de impulsar un consumo sustentable , orientado a promover entre los consumidores un consumo ecológico , que no dañe el medio ambiente ni a las generaciones futuras.

· Consejos: 
- Cuando vaya a comprar un aparato electrónico, busque las mejores opciones, es decir, los de mayor calidad y los que aseguren un periodo mayor de duración en sus materiales.
- No cambie de equipo si no es necesario.
- En caso de tener que reemplazarlo, busque a alguien que pueda aprovecharlo.
- Piense en la alternativa de reciclar sus aparatos. Reciclar implica reaprovechar las piezas para elaborar nuevos productos.                                                                                                                                         – Para el caso de los celulares, lo ideal es que al momento de adquirir un equipo nuevo, el cliente devuelva el equipo usado a la compañía de telecomunicaciones. Este formato de reciclaje, llamado “ take back “, permite concentrar en puntos específicos los equipos usados y en consecuencia, generar un volumen que es económicamente rentable de reciclar. De hecho, según las cifras que se manejan, el 80% del reciclaje de celulares se destina a la re-venta del equipo.                                                                                            – Evalúe las ventajas de comprar un celular reciclado o refaccionado, éstos son, en promedio, un 50% más baratos que uno nuevo.
- Píenselo dos veces antes de arrojar a la basura un PC en desuso. Existen fundaciones, como Todochilenter, que reciben computadores dados de baja. Después de reacondicionarlos, los donan a sectores de escasos recursos.

12

Unesco resalta programa de gestión de residuos tecnológicos en Colombia


febrero 1, 2011 4:19 pm

La unesco resaltó la contribución de Computadores para Educar a la protección del medio ambiente y celebró su gestión de residuos tecnológicos en Colombia como un ejemplo de buenas prácticas.

En su informe, la organización resaltó que este programa ha extendido sus proyectos de reacondicionamiento al proceso de reciclaje.

En el documento también se afirma que a pesar de los beneficios innegables de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, no se puede olvidar la contaminación que pueden causar las mismas al final del ciclo de su vida útil. En ese contexto resaltó la labor de Computadores para Educar, de Colombia y Chilenter, de Chile.

“En el Plan Vive Digital, que masificará en Colombia el uso de las tecnologías, hemos contemplado el aprovechamiento y disposición final adecuada de los residuos electrónicos, ese es un compromiso que demuestra la responsabilidad con la cual asumimos las metas en este Gobierno, y proyectamos un desarrollo que no atente con el medio ambiente de nuestro país”, anotó el Ministro de las TIC, Diego Molano Vega.

Con este reconocimiento y el de la Licencia Ambiental, otorgada para el manejo apropiado de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) mediante Resolución 7253 expedida el 25 de noviembre de 2010, Computadores para Educar, a través del Cenare, se reafirma como el primer centro de origen estatal de Latinoamérica en aprovechar y darle una disposición adecuada a los residuos electrónicos.

FUENTES

video en colombia

http://www.citytv.com.co/videos/408980/nueva-campana-del-ministerio-de-ambiente-que-promueve-el-reciclaje-tecnologico

http://aprendeenlinea.udea.edu.co/lms/moodle/mod/forum/view.php?id=38800

OPINIÓN: El problema radica principalmente en que las compañías han optado por la fabricación de productos desechables para conseguir mayores ingresos. Si se pudiera condicionar la fabricación de estos productos y los materiales de lo que están hechos se reduciría poco a poco la contaminación por estos residuos.


BIBLIOGRAFIAS UTILIZADAS

tomado de http://www.clarin.com/suplementos/informatica/2003/03/12/f-529093.htm

www.indexnet.santillana.es

inpacto de la tecnologia en la sociedad

La presencia de las computadoras en todos los ámbitos de la vida cotidiana en los centros urbanos, es cada vez mayor. Están presentes en los supermercados, en los bancos, en los cibercafés, en las librerías, en los hogares… Poco a poco están llegando, también, a las zonas rurales, a través de centros comunitarios donde se concentran servicios informatizados de todo tipo.
Las herramientas informáticas han transformado la forma y los medios de comunicación entre las personas. Por ejemplo, el correo electrónico ha desplazado, en muchas circunstancias, al tradicional, y se han generado nuevas formas de escritura tanto para el electrónico como para el chat. Además, la computadora se ha convertido en una nueva herramienta de escritura que modifica la forma de producción y edición de los textos.
Para quienes no conocen y manejan estas tecnologías, su presencia en la vida cotidiana ha significado distanciarse más del mundo del saber y ha limitado su capacidad para desenvolverse en la sociedad.
En nuestros días, para estar alfabetizado no basta saber leer y escribir. Es necesario “estar alfabetizado para la vida ciudadana” (Ferreiro, Emilia; 2001: 17), y eso implica saber leer y escribir en los medios tradicionales (materiales impresos como periódicos, cartas formales, instrucciones, etcétera) pero también en los nuevos: los medios electrónicos. Hoy, es un reto educativo esencial preparar a los alumnos para desempeñarse eficazmente en un mundo donde las tecnologías de la información conforman la base de la comunicación entre la gente (Ferreiro, Emilia; 1999: 72).
La introducción de computadoras en la escuela, ha sido motivo de distintas reflexiones y generado inquietudes y opiniones diversas. Hay quienes consideran a las tecnologías de la información como la solución a los problemas de enseñanza, atribuyéndoles cualidades que no tienen. Por otro lado, hay quienes satanizan la tecnología, culpándola de todos los males sociales del momento (Fonseca, Clotilde; 2001).
Hay quienes piensan que las tecnologías de la información son precisamente eso, tecnologías, y por lo tanto no son en sí mismas ni soluciones ni amenazas. Es el uso que hagamos de ellas el que podrá traer soluciones (o inconvenientes) a los problemas de la enseñanza.
Por supuesto, sería insensato no reconocer las bondades de la tecnología informática:
El correo electrónico permite una comunicación rápida entre personas en lugares distantes, así como enviar textos e imágenes a muy bajo costo.
“El procesador de palabras convierte la corrección de un texto en un juego de niños (esa corrección tan penosa y llena de “cicatrices” en la época de las máquinas de escribir)” (Ferreiro, Emilia; 2001). Es una excelente herramienta para fomentar el gusto por escribir en los niños, pues permite revisar, corregir, conservar varias versiones de un texto, cortar fragmentos y pegarlos en otro lugar del documento, quitar o agregar palabras…y todo eso sin el esfuerzo de volver a escribir todo otra vez. La actividad de escribir se ha vuelto más agradable, porque es posible atender primero el contenido y lo que se quiere comunicar y después el formato gráfico del texto, para obtener un escrito con la presentación adecuada.
La hoja de cálculo es una herramienta idónea para procesar información numérica y para representarla a través de gráficas. Con esta herramienta se puede apoyar la enseñanza de algunos contenidos de matemáticas, tales como el manejo e interpretación de gráficas o la introducción al álgebra en los primeros grados de secundaria.
Los presentadores permiten organizar y exponer información de manera clara y atractiva. En el trabajo con niños, son un recurso útil para involucrarlos en la elaboración de materiales de apoyo para llevar a cabo una exposición. Esta actividad implica involucrarse en cuestiones de diseño y de formato gráfico, así como en la selección de información, la redacción sintética de la misma y en las maneras de organizarla para la exposición de un tema.
Internet es un medio muy eficiente para difundir y buscar toda clase de información. Como recurso para agilizar la realización de tareas de la vida cotidiana, Internet no solamente es útil, en algunos casos es casi indispensable (solicitar y pagar servicios, hacer trámites bancarios, realizar toda clase de compras, y obtener software y otros recursos informáticos).
Es pues evidente, que las tecnologías informáticas tienen particulares virtudes si las comparamos con otras herramientas, pero hay que reconocer que no para todo son las herramientas idóneas.
Los libros y los periódicos impresos seguirán siendo útiles; la escritura a mano, en muchas circunstancias seguirá siendo la más adecuada; las clases presenciales con el maestro, para la enseñanza de algunos contenidos, no se pueden sustituir por las sesiones a distancia. “El aprendizaje es un proceso, y es un proceso que lleva tiempo. (…) seguramente hay aprendizajes que exigen el cara a cara y cuerpo a cuerpo, tanto como hay aprendizajes fundamentales que exigen el contacto efectivo con los objetos (Ferreiro, Emilia; 2001).
En suma, lo importante es darle su justo valor a esta poderosa herramienta, reconocer que forma parte de la vida cotidiana y es parte ya de nuestra cultura. Esto implica reconocer también, que para participar de los avances del conocimiento y para desenvolverse con éxito en la sociedad, es necesario estar alfabetizado en el uso de las tecnologías. La mejor manera de alfabetizar a los niños en el manejo de las herramientas tecnológicas, es involucrarlos en su uso.
Es tarea de los educadores aprovechar el potencial didáctico de la computadora en forma racional, admitiendo sus bondades y sus limitaciones, y reconociendo ante todo, que no es un contenido, es una herramienta.

De todas formas algunos indicios nos llevan a apuntar que los impactos de estas nuevas tecnología serán de tal manera, que aunque desconocemos cómo afectará a la forma de vida en la cual nos desenvolvamos en la sociedad, las maneras de aprender, la cultura, la política, la diversión o los negocios; no cabe la menor duda que nos veremos transformados, influenciados y enredados, como posiblemente no había ocurrido anteriormente con otras tecnologías, ya que el acercamiento y las interrelaciones que se están produciendo en los momentos históricos actuales entre las tecnologías de la información y la sociedad, no había ocurrido en otros momentos históricos anteriores, con unos impactos directos, globales y veloces. Por otra parte el valor de cambio político, social y económico que está adquiriendo el elemento básico con el que trabajan, la información, se ha convertido en el componente primario en torno al cual gira el desenvolvimiento de nuestra cultura occidental.
Ello nos da pie también a señalar que el discurso sobre la introducción de las nuevas tecnologías en los centros y entornos de educación y formación supera con creces el de las potencialidades instrumentales y adquiere tintes políticos e ideológicos. Como consecuencia que no se están introduciendo por igual en todos los contextos, sino que están produciendo cierta marginalidad sociocultural y económica, valga como ejemplo que la red Internet, solamente se está incorporando en ciertos países, mientras que en otros, los del tercer mundo, su presencia es ocasional y referidas a colectivos empresariales de los países industrializados, al mismo tiempo, en los del primer mundo, las minorías no tienen acceso a las mismas. Con esto lo que queremos decir es que el discurso de la introducción de las nuevas tecnologías no debe de efectuarse exclusivamente desde sus potencialidades para el aprendizaje y para la mejora de los entornos y contextos de formación; sino también desde su influencia política e ideológica, y sus repercusiones en la configuración de un modelo de sociedad, que sin lugar a dudas deberá tender hacia modelos democráticos, participativos, igualitarios y de beneficio social, y que nos tememos que la introducción que se está haciendo de ellas está reproduciendo y amplificando los esquemas y desigualdades sociales.

                                          El impacto de la tecnología en nuestras vidas

 

|RECORRIENDO LA HISTORIA

¿Qué futuro nos depararán los descubrimientos científicos y adelantos tecnológicos? Una respuesta total a esta pregunta no resulta factible, pero podemos aventurar un poco. Para ello resulta imprescindible realizar, cuando menos, un pequeño análisis de diversos avances de la ciencia y la tecnología a lo largo de la historia y de su impacto en la sociedad.

La creación de los primeros asentamientos humanos importantes en el Neolítico gracias a la agricultura y ganadería provoca el surgimiento de las primeras sociedades civilizadas. Esto, junto con la metalurgia, hace que el hombre atraviese el umbral de la historia.

Posteriormente, en las primeras civilizaciones (Egipto, Mesopotamia, etc.) se crea la escritura y, con ella, las primeras ciencias (Matemáticas, Astronomía, Geometría) comienzan a desarrollarse. La sociedad comienza a ser transformada por la tecnología, pues la escritura posibilita la existencia de leyes.

Es en Grecia donde la ciencia recibe su mayor impulso. También, y gracias en buena medida al trabajo de Arquímedes, se comienzan a aplicar los conocimientos científicos en la vida diaria, resolviendo problemas prácticos. La ciencia empieza a cambiar la tecnología.

En la Edad Media se sufre en Occidente un gran retroceso. La ciencia se transforma en un culto a los sabios griegos. Sin embargo, es en este período cuando se produce un avance tecnológico clave: la invención de la imprenta. Haría falta un libro entero para resumir sus consecuencias. A nivel social, quizás lo más importante e inmediato que surge gracias a ella es la opinión pública.

En el siglos XVI y XVIII hay que destacar los trabajos de Galileo, Kepler y, sobre todo, Newton. Estos hombres crearon un nuevo concepto de la física contribuyendo a su vez a eliminar la confianza ciega en los postulados de los científicos griegos.

El siglo XVII es conocido sobre todo por hechos tan importantes como la revolución francesa y la independencia de los Estados Unidos. Estos acontecimientos se produjeron bajo el influjo de una nueva corriente de pensamiento: la Ilustración. Fue ella la que marcó el comienzo y las bases de la estructura socioeconómica de nuestros días.

El siglo XIX es el de la revolución industrial. Gracias a la máquina de vapor de Watt inventada en el siglo anterior, se comienza a realizar de forma seria una progresiva mecanización de los medios de producción. Este hecho tuvo un impacto que dura hasta nuestros días, marcando la forma de vida y costumbres de nuestra sociedad. El ferrocarril permite, por primera vez, un transporte rápido a largas distancias. Comienzan a surgir problemas que continúan siendo de gran importancia, como la masificación y desorbitado crecimiento de las ciudades o los problemas de clases.

No cabe duda de que del estudio de la historia se puede deducir que el hombre ha cambiado continuamente a lo largo de ella gracias a algún avance tecnológico. También se puede observar que cada uno de estos adelantos provoca que se aumente la frecuencia del hallazgo de otros nuevos. Las únicas excepciones a esta regla fueron debidas a la renuencia del poder totalitario, ya sea político o religioso, al desarrollo científico, quizá debido al temor que produce el cambio.

EL SIGLO XX

El siglo XX ha sido el que mayor número de descubrimientos científicos y avances tecnológicos ha dado a la historia de la humanidad, debido sin duda a ese crecimiento exponencial del que hablábamos. También hay que destacar la facilidad y rapidez con que esos cambios han sido asimilados por la sociedad, que comenzó a acostumbrarse a ellos como algo natural y casi rutinario.

Científicamente, lo más destacable es Einstein y su teoría de la relatividad. A partir de ahí se desarrolla toda la física y química moderna. Los nuevos modelos atómicos y, en especial, la mecánica cuántica, nos descubren nuevas fuentes de energía y nuevas maneras de destruirnos.

Sin embargo, en la sociedad siempre se han hecho sentir más los efectos de la tecnología que de la ciencia, a pesar de que la primera se basa en la última. El mundo del transporte cambió con la creación y desarrollo de la industria automovilística y la invención del aeroplano. Gracias a estos avances en el transporte, y a las tecnologías en el campo de las comunicaciones, se puede decir que el mundo se ha hecho cada vez más pequeño y que la idea de la aldea global va tornándose cada vez más posible.

Es de destacar también la enorme rapidez con que las nuevas tecnologías se van implantando en la sociedad. Según el profesor Freeman, el prestigioso economista y sociólogo autor del libro “Cambio tecnológico y empleo”, la integración plena en la sociedad de una nueva tecnología es del orden de unos 15 años. Y cada vez somos más propensos a cambios profundos de nuestros modelos de vida y comportamiento. ¿Cuáles son las razones de este fenómeno?

La respuesta a esta pregunta es complicada, pero quizá haya que tener en cuenta que el número de científicos dedicados a la investigación es cada día mayor o a la actitud de considerar normal los descubrimientos científicos y los avances tecnológicos, que quizá se inició con la factoría de inventos de Edison. Progresivamente se ha ido diluyendo el miedo natural del hombre al cambio y éste se nos presenta como algo normal.

GUERRA Y TECNOLOGÍA

Dos cosas tan aparentemente alejadas y sin relación como son la invención de la bomba atómica y la aparición de las primeras computadoras tienen, sin embargo, el punto en común del proyecto Manhattan. Fue aquí donde Von Neumann, tratando de resolver los enormes problemas de cálculo que conllevaba el estudio de la implosión de la bomba atómica, sentó las bases de una arquitectura que casi todos los ordenadores que usamos hoy en día siguen.

A su vez, el desarrollo de la bomba atómica modificó la estructura del mundo. Lo dividió en dos grandes bloques y provocó un sistema tripartito entre Estados Unidos, la Unión Soviética y China en la que las dos potencias más débiles se aliaban en contra de la más fuerte en cada momento. Existía en la sociedad una sensación de enfrentamiento inminente. Sin embargo, a la vez, la competencia entre ellos llevó a una carrera tecnológica sin precedentes. Desde que el hombre voló por primera vez el 17 de diciembre de 1903 al alunizaje de Armstrong y Aldrin el 21 de julio de 1969 transcurrieron tan sólo 66 años.

No hay duda de que las guerras han traído consigo enormes avances tecnológicos. Pero, ¿merece la pena el precio? Millones de vidas perdidas en la Segunda Guerra Mundial y el caos económico y social en el que se han hundido los países del bloque comunista son las consecuencias negativas y obvias. Pero gracias a ellas la carrera espacial y los ordenadores, entre otras cosas, fueron posibles.

Parece, de todas formas, poco probable que esto se vuelva a repetir. Una nueva guerra a nivel mundial sin duda acabaría con la humanidad (y, por lo tanto, no traería mucho progreso científico) y los conflictos locales habituales no suelen llevar consigo un avance significativo. Sin embargo, resulta curioso que aún hoy, en España, el ministerio de Defensa dedica más dinero a investigación y desarrollo que el de Educación y Ciencia. La facilidad con que cualquier descubrimiento científico es transformado en una nueva tecnología bélica ha sido una constante a lo largo de la historia.

La pregunta que cabe hacerse ante la venida del nuevo siglo es la siguiente. Resulta obvio que las aplicaciones bélicas de la ciencia no van a dejar de existir, pero, en vista del panorama político, ¿se seguirá invirtiendo en investigación armamentística al nivel actual o esos fondos se destinarán a fines más pacíficos? El nuevo orden mundial, esta pax americana nacida tras la caída del telón de acero, parece indicar que ocurrirá lo segundo, pero sólo el tiempo nos lo dirá con seguridad.

INFORMÁTICA

El campo de la Informática es, sin duda, el que mayor auge ha tenido durante este siglo y el que con mayor rapidez se ha desarrollado. Desde los primeros computadores y la invención de los transistores (1947, Brattain, Barden y Shockeley) han transcurrido cincuenta años y, hoy en día, es difícil mirar a nuestro alrededor y no ver algo que no tenga ese pequeño pegote de silicio. Quizá sea este el ejemplo más claro de la rapidez con que la sociedad de este siglo ha asimilado los cambios tecnológicos.

Gracias a las máquinas automáticas vivimos una nueva revolución. Hoy en día, es posible que una fábrica entera funcione sin intervención humana directa. La sociedad industrial y sus problemas están siendo sustituidos por una sociedad donde el valor clave es la información. Información almacenada y procesada por ordenadores. La respuesta social y política a este gran cambio todavía no se ha producido. Muchos de los problemas de paro que sufrimos actualmente se deben a esta sociedad mecanizada y no se vislumbra aún una respuesta al problema.

El futuro, una vez que parece encaminada la implantación de ordenadores en los hogares, parece tener dos frentes principales en los que la sociedad se verá modificada. El que, a la vista de su desarrollo actual, parece más lejano, es de la inteligencia artificial. La posibilidad de creación de pensamiento artificial es algo que ha sido estudiado en multitud de ocasiones por los escritores de ciencia-ficción y sus robots. ¿Sería aceptado por la sociedad o ésta sufriría eso que Isaac Asimov denominó complejo de Frankenstein? ¿Condenaría a la humanidad a una existencia de ocio perpetuo o simplemente se complementaría la capacidad de razonamiento humana con otra distinta? Es difícil aventurar la respuesta a estas preguntas, o si alguna vez se dará el supuesto que las provoca.

Por otra parte, el futuro más inmediato de la Informática tiene que lidiar con la creciente combinación de la Informática y las comunicaciones. El boom que recientemente ha tenido Internet parece indicar un futuro en el que aquel que no tenga una arroba no será nadie. Sin embargo, los posibles avances en este campo parecen pertenecer más al campo de las comunicaciones antes que en el de la Informática propiamente dicha. Sin embargo parece claro que, en pocos años, aquel que no sepa usar un ordenador se podrá considerar como un analfabeto funcional.

COMUNICACIONES

El primer y más claro desafío de las telecomunicaciones consistirá en la universalización de las llamadas autopistas de la información, y en su funcionamiento a nivel práctico. Está claro que a las velocidades y costes actuales la red de redes no puede desarrollarse mucho más de lo que está ahora. ¿Que cambios puede traer a la sociedad esta universalización? Sería, sin duda, un paso más en nuestro camino hacia la aldea global y una posible solución a los problemas que provocan las grandes urbes. También posibilitaría una nueva forma de educación. Cada ordenador estaría conectado a todas las grandes bibliotecas del mundo, permitiendo que cada usuario pueda estudiar lo que quiera a su propio ritmo y según sus propios horarios. Una educación constante y placentera que duraría toda la vida.

No es muy difícil imaginar un futuro en el que la nuestras imágenes en tres dimensiones sustituyan a la voz como medio habitual de comunicación. La holografía y la transmisión por láser vía satélite lo harían posible. En muchos casos, esto haría innecesaria la presencia física. Cabe imaginarse una reunión de negocios en la que cada participante estuviese en un país diferente, pero que la simulación holográfica nos permitiera realizar una reunión sin ninguna diferencia aparente con las que se hacen ahora. Aunque tampoco es necesario hacer volar tanto la imaginación para ver que el teletrabajo es una realidad inminente. Todo esto puede provocar una progresiva descentralización de las grandes ciudades, aunque la necesidad de suministros impediría la desaparición total de las mismas.

No hay que olvidar que un uso correcto de la información almacenada en redes será imprescindible para que la ciencia y la tecnología puedan seguir avanzando. Los grandes logros de este siglo y el cada vez mayor número de científicos han provocado que los investigadores deban especializarse cada vez más para obtener resultados. Este hecho, a pesar de ser necesario, encierra sus propios peligros, como un descenso de la creatividad al carecer de conocimientos de otras disciplinas con los que establecer analogías o la duplicación de esfuerzos en una misma investigación de varios grupos de trabajo sin que exista conocimiento de ello. La importancia de la información para solventar estos problemas es crucial, y las redes son el mejor método para el acceso a la misma.

ENERGÍA Y RECURSOS NATURALES

Durante este siglo se han derrochado cantidades ingentes de combustibles fósiles y, a pesar de que los nuevos yacimientos encontrados han retardado su futura desaparición, no cabe duda de que esta tendrá lugar, posiblemente, en el siglo próximo (al menos en el caso del petróleo). La necesidad de buscar nuevas fuentes de energía ha sido constante en este siglo y así se han desarrollado (entre otras) la energía nuclear (por fisión) y las llamadas limpias, como la solar o la eólica. Pero, ¿cuáles serán las alternativas que nos presente el próximo siglo?

Parece que las posibilidades del futuro en cuanto a nuevas fuentes energéticas se reducen principalmente a dos: la solar y la de fusión nuclear. ¿Por qué la solar y no la eólica? Porque mientras que la segunda es poco estable, ya que depende del viento, la primera podría no serlo, si se obtuviese en el espacio por un satélite y se emitiera la energía obtenida en forma de microondas a una estación situada en la Tierra, la cual volvería a transformar esta energía en eléctrica.

Sin embargo, hoy por hoy, la energía de fusión nuclear parece la alternativa más viable. Se alimenta de combustible casi inagotable, pues el hidrógeno se puede extraer fácilmente del agua y, una vez controlada (que es al fin y al cabo el problema que se intenta resolver ahora), no produce ninguna clase de residuos radioactivos (el mayor defecto de la energía de fisión nuclear convencional).

No cabe duda de que la obtención de una fuente de energía barata e inagotable es, junto con la obtención de más materias primas, un requisito imprescindible para lograr la universalización real de la tecnología. El dato aproximado de que el 20% de la población consume el 80% de los recursos nos hace pensar que para lograr una cierta equiparación o bien la población se reduce, o bien esos recursos aumentan. Los energéticos parece que están en vías de poder hacerlo, pero las materias primas más bien se reducen. Las soluciones a este problema no están muy claras. Se puede pensar en varias cosas, desde la manera de aprovechar las amplísimas reservas minerales del mar o unos mejores sistemas de reciclaje, complementados quizá por un mejor aprovechamiento de los recursos por medio de la miniaturización. O estudiar la posibilidad de aprovechar los que se hallan fuera de nuestro planeta.

TRANSPORTE Y ESPACIO

El hombre aprendió a volar en este siglo y ya está planeando llegar a Marte. Sin embargo, el fin de la guerra fría parece haber congelado en parte la carrera espacial. No parecen proyectos inmediatos el establecimiento de colonias permanentes en la Luna, o el establecimiento de nuevas estaciones espaciales en nuestra órbita. Sin embargo, es posible que el agotamiento de los recursos naturales de la Tierra obligue a buscarlos en el espacio, resucitando de este modo la carrera por su conquista.

Parece un problema más inmediato el transporte dentro de nuestro planeta. Dado que la transferencia de masas a distancia parece algo extremadamente improbable, es indudable que, a lo largo de los próximos años asistiremos al perfeccionamiento de los medios de transporte actuales, además del desarrollo de otros nuevos. El momento en que se logren superconductores a temperatura ambiente marcará el pistoletazo de salida a los trenes sin raíles, aparatos que serían suspendidos en el aire magnéticamente gracias a estos materiales. Por supuesto, también permitirían un ahorro inmenso de energía perdida por resistencia, aparte de su posible aplicación en la fabricación de ordenadores más rápidos y pequeños y en las futuras plantas de fusión nuclear.

BIOLOGÍA Y MEDICINA

La teoría germinal de Pasteur y la lucha por la desinfección de los hospitales de Lister en el siglo pasado marcan el comienzo de la medicina moderna. A pesar del avance conseguido en durante nuestro siglo, mucho tiene que avanzar la medicina todavía. No es todavía fiable del todo, no existe aún una ingeniería médica. Tiene en esto cierto parecido con el desarrollo de software en el campo de la Informática. Tampoco parece factible que este cambio vaya a ocurrir a corto plazo, así que quizá sea más conveniente tratar temas más inmediatos.

Sin duda está de moda la ingeniería genética. O, mejor dicho, los dilemas morales que dicha ciencia provoca. El impacto que ha producido la reciente clonación de la oveja Dolly (un pequeño avance más tecnológico que científico) demuestra la preocupación patente en la sociedad ante las posibles aplicaciones de esta ciencia en los seres humanos. El peligro es evidente: la manipulación genética podría crear un mundo de seres humanos iguales, una mediocridad universal. Pero una buena aplicación de estos conocimientos podría eliminar las enfermedades de origen genético. El mayor problema consiste en conseguir que la sociedad madure lo suficiente como para distinguir entre lo que es enfermedad y lo que no. Pero la ingeniería genética no se reduce al hombre. Las aplicaciones industriales de esta ciencia son enormes, aunque entre ellas destaca el desarrollo de nuevos alimentos o la creación de bacterias con propósitos tan específicos como la bacteria fabricada para acabar con las mareas negras.

También la clonación podría tener usos médicos. Es posible que en el futuro pueda usarse esta clase de reproducción asexuada para formar no un individuo, sino solamente órganos específicos. No hay duda de que las dificultades de trasplantes disminuirían enormemente. Pero resulta obvio que el frente más inmediato en el que la medicina del siglo XXI deberá combatir será el de la lucha contra el cáncer.

ECOLOGÍA

Uno de los problemas que más preocupa actualmente a la sociedad es el del medio ambiente. La revolución industrial y sus efectos han provocado un deterioro en nuestro entorno que puede llegar a hacer difícil nuestra supervivencia si no tomamos medidas para evitarlo. Aunque no es cierto, ni remotamente, que la Tierra misma pueda estar en peligro como se defiende en muchos foros, sí es cierto que nosotros como habitantes de ella lo estamos, y debemos hacer algo para evitarlo.

El agujero en la capa de ozono, la contaminación del aire, la lluvia ácida, el efecto invernadero, los residuos radioactivos, los desechos de las ciudades… todos estos problemas tienen que ser estudiados y resueltos para que la humanidad pueda sobrevivir. Para ello deberemos averiguar la manera de eliminar los CFC que ya están en el aire, aparte de dejar de emitir más. La mayor amenaza no consiste en el aumento del cáncer de piel. Los rayos ultravioleta pueden acabar con buena parte de las bacterias del suelo y las algas marinas, destruyendo por completo la base de casi todos los ecosistemas de la Tierra.

El efecto invernadero tiene su causa en la capacidad del dióxido de carbono de absorber la luz infrarroja e irradiarla de nuevo en todas direcciones. Así, la luz solar que llega a la Tierra por el día es irradiada por ésta al espacio por la noche en forma de ondas infrarrojas. Entonces el dióxido actúa y parte de la radiación vuelve de nuevo a la superficie manteniendonos un poco más calientes. Como esta propiedad no la posee ningún otro gas de los que forman el aire, es fácil darse cuenta de que este efecto es necesario para que la Tierra no esté sumida en una perpetua era glaciar. Pero en su medida justa. Hay que reducir la emisión de dióxido de carbono que está produciendo un aumento del mismo en la atmósfera. Esto provoca un calentamiento gradual de la misma, lo que produce un calentamiento del agua de los océanos, lo que disminuye su capacidad para disolver el dióxido de carbono, etc. Estamos en un círculo vicioso que sólo se puede romper disminuyendo las emisiones que se producen al quemar carbón y petróleo y fomentando el crecimiento de los bosques que lo absorben y producen oxígeno. Para esto es imprescindible cambiar de fuentes energéticas, lo que quizá permitiría la sustitución de la labor de los árboles por máquinas que realicen esa labor (al abaratarse la misma y hacerse inagotable).

El problema de la lluvia ácida, los residuos radioactivos y la contaminación del aire pueden considerarse menores en comparación con los que se acaban de mencionar, principalmente porque su solución es la misma que la anterior: la obtención de nuevas fuentes de energía. Los desechos, por medio de la mejora del reciclaje, también podrán ser eliminados mas eficientemente. Quizá hasta se pueda estudiar la posibilidad de llevar nuestras industrias contaminantes al espacio. Pero mientras no se adopten medidas a nivel mundial, el efecto invernadero o el agujero en la capa de ozono bastan y sobran para acabar con nosotros.

Por otra parte, parece lógico pensar que, si la tecnología nos ha traído estos problemas ecológicos, muchas de los adelantos que hemos venido aventurando para el próximo siglo los agravarán o traerán otros distintos.

LA OTRA CARA

Desde Julio Verne y H.G. Wells hasta Asimov o Clarke, el género literario conocido como ciencia ficción lleva profetizando futuras tecnologías y su incidencia en la sociedad desde hace mucho tiempo. Todas estas posibles tecnologías del futuro y muchas más (aunque gran parte de ellas imposibles de realizar en la práctica a no ser que las teorías científicas cambien) han sido predichas y sus posibles efectos en la sociedad analizados por los escritores del género. En este ensayo, básicamente optimista, no se ha tenido muy en cuenta las posibles pesadillas en las que los sueños tecnológicos expuestos podrían transformarse.

Una corriente nacida en los 80, el famoso cyberpunk, sugería la posibilidad de un futuro próximo donde las grandes corporaciones dominaran la estructura de un mundo computerizado y conectado por grandes redes de comunicación. El auge de Internet y la falta de una política práctica contraria al liberalismo reinante parecen indicar que podemos estar andando en esa dirección. La idea de la aldea global parece conducir a un gobierno mundial, el cual ayudaría a canalizar nuestros esfuerzos en una dirección común. Pero ese gobierno también podría derivar en una dictadura universal y opresiva. El desarrollo de seres inteligentes artificiales puede debilitarnos o, incluso, provocar nuestra involución por falta de actividad.

La mejora de la medicina y el consiguiente aumento de la esperanza de vida producirá un envejecimiento progresivo de la población. Es por esto que un objetivo prioritario de la ciencia médica ha de ser el aumento de la vida productiva del ser humano. Claro que aún así persistiría el problema del que la disminución de mentes jóvenes puede provocar una sociedad cada vez más estática y una progresiva decadencia de la humanidad.

Pero si algo de todo esto termina sucediendo, la única solución estará en el desarrollo de nuevas tecnologías, como ha venido ocurriendo hasta ahora.

teletrabajo

soporte desarrollo a traves de teletrabajo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: